Ocio y descanso enemigos irreconciliables en Huesca

200312011 La terrorífica calle Perena.jpg

El Ayuntamiento de Huesca dice que los establecimientos de ocio no observan el horario establecido, sin embargo estos aseguran que hay un cumplimiento estricto de la normativa y que el problema está en un cambio de costumbres por parte de los jóvenes que quieren pasar toda la noche divirtiéndose. Además, los hosteleros dicen que los problemas de orden público se producen fuera de sus establecimientos, donde la responsabilidad recae en la Policía Nacional y Local.

Con la ley en la mano un bar puede estar abierto en verano hasta las 4:30 horas de la madrugada, hasta la 5:30 los que tienen una calificación especial. Una ley muy permisiva ha dicho el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Huesca, Andrés Puyuelo, quien cree que hay que ir a una revisión de la misma.

Los hosteleros dicen que, en general, el sector está cumpliendo con los establecido en la normativa. Los bares cierran a la hora y algunos abren a las dos horas de cerrar, algo que permite la normativa, por lo que no es extraño ver a alguno de estos establecimientos abiertos a las 6 de la mañana.

No obstante, el Secretario de la Asociación de Hostelería, Javier Peña, cree que no se puede cargar las tintas en los bares y cafeterías, sino que los problemas de vandalismo son consecuencia de un cambio en las costumbres. Los jóvenes ya no se acuestan los sábados. Las fiestas, en algunas zonas, se prolongan hasta la mañana del domingo, y en eso poco o nada tienen que ver los hosteleros.

El caso es que el problema está ahí. Las protestas vecinales arrecian y los munícipes quieren pasar a la acción. Se anuncia una mayor presencia policial, se solicitará la colaboración de los propietarios de los bares de marcha y de los propios jóvenes.

En la calle Perena existía un problema similar al que se vive desde hace años en las zonas de marcha. Allí, explica José Ballarín, un vecino de la mencionada calle, el Ayuntamientro actuó. Hoy pueden dormir por las noches, por ello anima a los vecinos del casco viejo y San Lorenzo a que continúen reivindicando que el Ayuntamiento tome medidas.

Comentarios