El pasado año más de 2.000 aragoneses presentaron alguna reclamación de sus vacaciones

Más de 2.000 aragoneses interpusieron el pasado año reclamaciones relacionadas con viajes y vacaciones, que representan algo más del 2% de todas las protestas recibidas. Según datos de la Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón. Los motivos de queja o las solicitudes de información más frecuentes fueron los relacionados con diferencias en el medio de transporte previsto, modificación de itinerarios, incumplimiento del calendario programado, alojamientos de inferior categoría al contratado, pagos adicionales por excursiones incluidas en viajes combinados, falta de guías turísticos o su escasa preparación, anulación de viajes sin devolución de la cantidad adelantada, publicidad engañosa, variaciones en el precio por fluctuaciones monetarias, los retrasos y las pérdidas de equipaje.

Entre las recomendaciones generales de la Dirección General de Consumo están las de planificar con la suficiente antelación este tipo de desplazamientos, estudiando varias ofertas y comparando precios. Es también imprescindible guardar las facturas, los recibos e incluso los folletos publicitarios, lo cual facilitará la posible reclamación, y siempre que se pueda, es preferible contratar los servicios de empresas adheridas al Sistema Arbitral de Consumo. Es igualmente aconsejable no escoger fechas de salida y regreso que coincidan con los momentos de máxima aglomeración de viajeros, al igual que pensar en los puntos de destino más adecuados para las personas mayores o los niños, así como dar una solución adecuada al mantenimiento y el cuidado de los animales de compañía que no puedan llevarse al lugar de vacaciones. Si se opta por un viaje al extranjero, concretamente a países tropicales, es recomendable no olvidar consultar las medidas de prevención más adecuadas en las oficinas de Viajeros Internacionales de los servicios provinciales de Salud Pública.

CONSEJOS DEL GOBIERNO DE ARAGÓN PARA LAS VACACIONES

Viajes combinados

Si se opta por contratar conjuntamente el transporte y el alojamiento (viaje combinado), el organizador tiene la obligación de facilitarle un folleto informativo, claro y preciso, sobre la oferta de estos servicios y que es vinculante salvo en excepciones muy puntuales. El empresario debe informar al consumidor de todas las cláusulas antes de firmar el contrato, que vincula al consumidor con el organizador o el detallista, pero no con los prestadores directos de los servicios. Una vez formalizado el contrato, el usuario tiene derecho a recibir una copia del mismo.

Como contenidos mínimos de este tipo de contratos deben figurar el destino o destinos; fechas, horas y lugares de salida y regreso; información sobre el alojamiento y la manutención; el precio del viaje y los servicios incluidos, el nombre y la dirección del organizador. La agencia deberá facilitar además información sobre los horarios, enlace y transporte; datos y teléfono que permita contactar con la agencia si se produce algún imprevisto; información específica y adecuada si se viaja al extranjero, y también la posibilidad de suscribir un seguro para casos de accidente, enfermedad o muerte. Si la agencia cancela el viaje, el consumidor tiene derecho al reembolso o a un viaje equivalente, además de a la correspondiente indemnización, salvo que la anulación se produce por razones de fuerza mayor. Si es el consumidor quien decide finalmente no viajar, tiene derecho a la devolución de los pagos efectuados, con la obligación de abonar una indemnización cuya cuantía variará en función de las causas y de la antelación con la que se avise a la agencia.

Transporte aéreo: "overbooking"

Si a un pasajero se le deniega el embarque en el avión porque se ha producido una mayor venta de pasajes de la que la capacidad del avión admite, entonces tiene derecho a elegir entre el reembolso del precio del billete de la parte del viaje no efectuada y el traslado más rápido posible a su punto final de destino, o a que se le programe un nuevo viaje en una fecha posterior que le convenga. Con independencia de la elección que se haga, el usuario tiene derecho a una indemnización que varía en función de la distancia del vuelo, del precio del billete y del tiempo que se demore su traslado. Tanto las compañías aéreas como Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), deben tener a disposición de los viajeros hojas de reclamaciones. En cuanto a la pérdida o desperfectos de los equipajes los límites de las indemnizaciones se fijan en 28 euros por kilo en los vuelos nacionales, y hasta 830 euros por unidad en los vuelos internacionales.

Alojamientos

Es muy recomendable informarse de los derechos antes de ponernos en camino, así como de su ubicación, de los precios y de los servicios del establecimiento elegido. Una de las modalidades más en alza durante los últimos años está el alquiler de apartamentos. En este caso hay que informarse de la superficie del mismo, su cercanía a las playas o a los puntos de mayor interés que motivaron nuestra elección, de sus equipamientos, de sus vistas y de la proximidad a los transportes públicos, y desde luego el precio, que debe incluir los suministros básicos: agua, gas y electricidad. Hay que asegurarse también de que la entrega se hace las debidas condiciones de limpieza y de que se podrá acceder al disfrute de elementos o servicios como terrazas, jardines, instalaciones deportivas, piscinas, etc., siempre y cuando se ofrezcan comprendidos en el precio. Es conveniente recordar que como señal del arrendamiento se puede solicitar el 40% del importe del precio, y que si anula la reserva dentro de los cinco días siguientes a la entrada en el apartamento puede perderse la fianza. Hay que comprobar también la existencia de salidas de emergencia, su señalización y la dotación de extintores.

Comentarios