El Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Barbastro crearán la oficina de promoción y desarrollo

2004060808 coello.JPG

El Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Barbastro firmarán un convenio de colaboración para la creación de una Oficina de Promoción y Desarrollo de la ciudad de Barbastro y su zona de influencia, según ha acordado este martes el Consejo de Gobierno. El objetivo es disminuir el impacto negativo que sobre el empleo y la actividad económica produce la deslocalización de empresas, y promover el dinamismo económico y la diversificación, facilitando el acceso de los ciudadanos a las medidas de fomento y apoyo públicos.

La ciudad de Barbastro constituye uno de los centros fundamentales de dinamización de la actividad económica de la provincia de Huesca y de Aragón en general, dada estratégica posición geográfica. Por todo ello, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Barbastro, conscientes de que esta caída del empleo puede provocar efectos de arrastre negativos sobre la renta comarcal, consideran necesaria la creación de esta Ofician en Barbastro. Medida que ya anunciaba el secretario general técnico del Departamento de Economía, Santiago Coello, tras una reunión con el comité de empresa de SEB en Barbastro.

La noticia era valorada positivamente por el alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, quien consideraba que la creación de esta Oficina podría significar el impulso de la llegada de nuevas empresas, como ya se hizo en su momento en Andorra y las Cuencas Mineras.

Las medidas propuestas por el Gobierno de Aragón, que la Oficina deberá facilitar y coordinar, se agrupan en tres áreas: fomento de la iniciativa empresarial, la innovación y la inversión; promoción del empleo y mejora del capital humano; y mejora y ampliación de las infraestructuras tanto industriales como civiles.

Algunas de las acciones que el Gobierno de Aragón propone para fomentar la iniciativa empresarial, la innovación y la inversión son: el análisis de la demanda potencial de empresas y de sus necesidades industriales y de servicios complementarios; líneas de ayudas del Gobierno de Aragón para la diversificación y promoción económica; promoción en el exterior de productos de alta calidad o aportación de capital riesgo por la sociedad pública SAVIA

Para la promoción del empleo y mejora del capital humano, el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Empleo, propone medidas de tres tipos: servicios dirigidos a facilitar la búsqueda de un nuevo empleo; servicios de formación que incrementen las posibilidades de colocación; y ayudas para la promoción de empleo, en particular para la iniciación de actividad autónoma y para la creación de empleo en los denominados ?nuevos yacimientos de empleo?. Así, se pretende prestar servicios de asesoramiento y orientación profesional individualizado a trabajadores afectados por despido, aplicar planes de formación subvencionados, ayudas para la creación de cooperativas y sociedades laborales, o ayudas para la contratación estable para trabajadores mayores de 40 años que hayan sido despedidos, entre otros.

Respecto a la mejora de infraestructuras de la comarca, el Gobierno de Aragón propone acciones como: facilitar la construcción de un nuevo polígono industrial de mayor tamaño que el existente, y ofrecer facilidades para la instalación de empresas que generen nuevos puestos de trabajo.

El problema de la deslocalización

La apertura económica de España y la incorporación a la Unión Europea contribuyeron a atraer las inversiones de empresas extranjeras en las dos últimas décadas. Esas mismas causas, acompañadas de mayores incentivos fiscales y bajos costes productivos están provocando en los últimos años un proceso de deslocalización de algunas empresas hacia otros países del este de Europa y Asia, principalmente.

Aragón no es ajeno a este fenómeno y, así, la comarca del Somontano de Barbastro, cuya economía y evolución en los últimos años ha presentado unas características similares a las del promedio de la Comunidad, se ha visto afectada por el traslado de empresas hacia otras latitudes, produciendo una natural preocupación entre la sociedad y las instituciones aragonesas.

Comentarios