A la Quebrantahuesos no le puede fallar la rueda del Voluntariado

Juan Manuel Fonseca

Si esa bicicleta que es la Quebrantahuesos ha llegado a lo que es en estos momentos es por esas dos ruedas en perfectas condiciones y que han rodado al unísono sus participantes y los voluntarios, estos últimos respondiendo a la llamada de la organización la Peña Edelweis, manillar de esa bicicleta con muchas ilusiones. Pero en estos momentos que se lanza el reto de otra cicloturista, ?La Treparriscos?, para los que no se atreven con la veterana Quebrantahuesos, la organización pide más voluntarios y se encuentra en estos últimos días con la desagradable sorpresa que ?una de las asociaciones de Sabiñánigo que venía colaborando, prefiere en esta ocasión el que sus voluntarios vean la prueba?, así me lo comentaba el presidente de la peña, Roberto Iglesias, que siempre ha considerado y lo ha repetido, y en lo de reiterar es el primero, que ? la Quebrantahuesos es Sabiñánigo?. Esperamos y deseamos que ha sido un simple pinchazo en plena carrera, que pondremos el parche de la mano unida a otra mano, la del voluntariado.

Esto nos puede hacer pensar que son muchas las asociaciones o organizaciones que están lanzando proyectos, ideas para la participación desinteresada del hombre en tareas sociales, culturales o cívicas, al servicio de un individuo o de la colectividad, pero que esa persona no esta con suficientes bases y elementos de educación en la solidaridad. El voluntariado ha sido una práctica más o menos extendida en las diferentes etapas de la historia de la humanidad, bien promovida por convicciones religiosas o humanistas. El altruismo como tal no es un fenómeno nuevo, sino, como señalan algunos profesionales, ? una característica psicológica a la que responde un reducido número de seres humanos que experimentan sensaciones de satisfacción en la complacencia del bien ajeno, aún a costa del propio?. Se trata de una actitud solidaria, responsable y comprometida con el entorno, pero ¿quién la enseña al que no responde de forma espontánea?.

Comentarios