Cartas al director: A propósito de la movida del agua

Chesús Lorién Gimeno Vallés, Coordinador de Lugar de Uesca Chunta Aragonesista

Ya hace un año que en los círculos oscenses en que es habitual hablar de los problemas de nuestra ciudad, se empezó a rumorear que la presa de Montearagón se paraba. Llegó a hablarse de que cerca de trescientos trabajadores habían sido mandados al paro de una tacada y que no había dinero para continuar la obra; una obra que casualmente todo el mundo apoya y nadie critica.

Nuestro Partido, Chunta Aragonesista, se hizo eco del tema y desde la C.H.E. y el P.P. se nos llamó de todo menos guapos, como ya estamos acostumbrados a que suceda, pero mira por dónde a los pocos días de llegar a la C.H.E. su flamante nuevo presidente confirma que la obra está "ralentizada" (eufemismo que significa que en el embalse de Montearagón se lleva un año sin hacer prácticamente nada y que de un presupuesto de 36 millones de euros se ha pasado a otro de 54) y el P.P. durante este tiempo ha intentado por todos los medios poner en marcha las obras que "aseguraban" el trasvase del Ebro: Yesa, Biscarrués, etc..., en vez de solucionar los problemas de las obras en las que no existe conflicto social, es más, todos los aragoneses creemos necesarias.

Todo esto coincide en el tiempo con una campaña inaudita por parte de la cúpula de los regantes para presionar el inicio de las obras de Biscarrués; una campaña orquestada por las fuerzas afines a los postulados más retrógrados en la concepción del desarrollo de la agricultura y la política hidrológica en nuestro país.

En este momento en que el Ministerio de Medio Ambiente revisa el P.H.N. y deroga la Ley del Trasvase por los errores en sus planteamientos, estos paisanos nuestros se empeñan en poner en marcha el famoso Pacto del Agua, nefasto porque se fundamenta en las mismas premisas que el denostado P.H.N., ignorando todo lo que ahora se conoce como La Nueva Cultura del Agua, avalada por la comunidad científica, los principios de sostenibilidad y la racionalidad económica.

Todo esto nos recuerda que en Aragón y en Huesca los problemas en el tema del agua no acabarán con la paralización del P.H.N. y del trasvase: el agua seguirá siendo el tema estrella y las posturas que se tomen respecto a su utilización y gestión seguirán mandando en nuestra agenda. Actualmente en nuestra ciudad y Redolada tenemos tres frentes:

1.¿Cuándo se tomarán el serio el pantano de Montearagón y Fomento decidirá terminarlo?, pero no sólo la presa sino también el sistema de traída de agua, ¿entubado?, ¿a cielo abierto?, ¿...?, ¿cómo y cuando empezarán las obras? (no vaya a pasar otra vez como lo de Calcón, con la presa terminada y sin uso durante años).

2. Uniendo esto con Biscarrués y el Canal de la Hoya, tema antiguo y preocupante, ¿se utilizará Montearagón como embalse de cola?, ¿pueden hacerse presas pequeñas y azudes que traigan el agua del río Gállego sin inundar pueblos y valles prósperos como el de la Galliguera?.

3. Y para terminar, la gestión del agua en nuestra ciudad (con el problema de Montearagón y la incertidumbre sobre la traída del agua a la ciudad) necesita de un debate serio y creo que es patente su importancia: ¿le daremos el caramelo a una empresa o endulzaremos la vida de los 0scenses?

Comentarios