Ni siquiera en cuartos

Lorenzo Río

Este comienzo de semana el sentimiento nacional es de decepción, de pena después de ver que las grandes estrellas del ?balompié? español han roto con todas las esperanzas que la afición española tenía puestas en esta Eurocopa. Este domingo el país se volvía de nuevo a paralizar para ver a su Selección de fútbol defender sus colores. Aunque claro, defender, lo que se dice defender... No hubo ni buena defensa, ni buen ataque, ni buena técnica... por no haber, no hubo ni equipo. Parece que las mega estrellas que catapulta nuestro país, en Selección no saben jugar. En otras ocasiones se ha hablado mucho y criticado también las magníficas individualidades españolas, pero es que esta ocasión no estuvieron ni éstas.

Faltó garra, fuerza, ataque... La afición española comenzaba con mucha ilusión un encuentro que pintaba complicado pero superable. Todos confiábamos en nuestras todopoderosas estrellas y la fantástica alineación que pedíamos a Sáez. Finalmente, ni esto nos salvó de traernos de vuelta a casa.

Algo más de 90 minutos de encuentro en los que Portugal sentenció con un descuido no sólo el futuro de la Selección Española en la Eurocopa, sino también en cierta manera el orgullo ahora maltrecho de la sociedad española.

FRACASAMOS y hay que ponerlo así, con mayúsculas, porque el fracaso fue enorme. La prensa lusa califica esta derrota incluso como un golpe a los corazones españoles y así lo hemos sentido ante la decepción por una selección que parecía pensar que el partido -decisivo- no iba con ella. Nos quejábamos de no superar la fatídica e histórica fase de Cuartos. En esta ocasión ni siquiera hemos llegado a ellos.

Comentarios