Cartas al director: El río Gállego motor de desarrollo de Aragón

APIAC

la Asociación para la Promoción Integral de Ayerbe y Comarca (APIAC) que engloba a la mayoría de los empresarios del sector turístico y comercial de la zona denominada Reino de los Mallos aprobó por unanimidad en la Asamblea General Extraordinaria celebrada el martes, 13 de junio, el rechazo a la construcción del pantano de Biscarrués, que amenaza el desarrollo económico de nuestro territorio en aguas del río Gállego.

Y quiere manifestar:

La absoluta indignación por la campaña promovida por Riegos del Alto Aragón en la que a base de mentiras e incorrecciones han hecho que nos sintiéramos profundamente humillados y ofendidos.

Las declaraciones a los medios de comunicación por parte de algunos colectivos, entre los que se cuenta el Presidente de Ceos-Cepyme-Huesca, evidencian el desconocimiento del freno que este proyecto supone para el desarrollo económico de la Hoya de Huesca. La construcción del embalse de Biscarrués hace 15 años no suponía lo mismo que ahora, los tiempos cambian muy deprisa y hay que saber adaptarse a ellos, hoy en día el sector turístico supone el 17 por ciento del producto interior bruto de la provincia de Huesca. Se han olvidado, o desconocen que las empresas de deportes de aventura del río Gállego, el Castillo de Loarre y los Mallos de Riglos son los pilares de un destino turístico en auge, ?El Reino de los Mallos?, que forma parte de la oferta turística de Huesca ciudad y Jaca, y genera un flujo anual de visitantes cercano a las 200.000 personas. Este es el verdadero motor de desarrollo de la comarca, fuente de vida para las 120 empresas que se asientan en este territorio (Hoteles, hostales, albergues, casas de turismo rural, campings, restaurantes, bares, comercios, constructoras e industrias asociadas, talleres, gasolineras ). Estas empresas son hoy garantía de empleo de muchas personas y, mañana, la única esperanza de quienes quieran vivir y trabajar aquí.

No nos oponemos al desarrollo de los nuevos regadíos desde APIAC siempre apoyaremos la modernización de regadíos y la comercialización de productos agrícolas autóctonos; pero jamás deben estar supeditados a la destrucción del río Gállego. Hay otras soluciones a sus problemas, y están avaladas por los mejores especialistas en materia de agua y regadíos.

El Gobierno Central ya ha entendido que el futuro se basa sobre la nueva cultura del agua y no sobre la construcción de grandes presas y trasvases.

Con todo la propuesta de construcción del embalse de Biscarrués esta suponiendo una losa enorme; está actuando como freno del desarrollo económico de esta parte de la comarca de La Hoya de Huesca. Esto se evidencia, por parte privada, en el miedo a invertir, y, por parte de la administración, en la falta de inversiones en infraestructuras indispensables. Los continuos cortes de la carretera A-132 son sólo la punta del iceberg de un problema crónico y años de promesas incumplidas. A pesar de esto, el dinamismo de las gentes del lugar ha desarrollado un sector de grandes oportunidades.

El río Gállego supone un ejemplo del desarrollo sostenible impulsado por la Unión Europea. El ejemplo de otras zonas con las mismas posibilidades y sin el fantasma de la construcción de un embalse así lo demuestran. ¿Alguien propondría construir hoy en día un embalse en el Noguera Pallaresa (centro de actividades de aguas bravas de primer orden en Cataluña y Europa) y destruir toda la riqueza que se genera en torno al río?

Ningún plan de restitución puede pagar el daño que se ocasionaría con la construcción del embalse de Biscarrués. Esos planes de restitución deben realizarse sin la construcción de dicho embalse: agua potable en todos los municipios, servicio eléctrico fiable y permanente, una carretera A-132 segura, servicios de telecomunicaciones mínimos exigibles deben ser un derecho, no un chantaje a cambio de la construcción del embalse de Biscarrués.

No somos insolidarios. La solidaridad de la comarca es tal que en 25 kilómetros a la redonda de Ayerbe existen 4 embalses ya construidos (la Peña, las Navas, Ardisa y la Sotonera) y que haya municipios que han perdido el 80 por ciento de la población en 40 años, lo que supone un caso único en Europa. Hemos pagado con creces cediendo población y territorio, la solidaridad está demostrada, no podemos seguir permitiendo a costa de nuestro futuro y el de nuestros hijos el enriquecimiento de unos pocos.

Desde A.P.I.A.C. invitamos a políticos, periodistas, asociaciones, y otros colectivos, a que vengan a conocer el desarrollo turístico de esta zona, para que puedan apreciar el impacto que tendría la construcción de la presa.

Por todo ello, exigimos la paralización inmediata del proyecto de construcción del embalse de Biscarrués y la restitución económica de la deuda contraída con la comarca Galliguera-Reino de los Mallos por el freno que ha supuesto para el desarrollo económico el proyecto de construcción de dicho embalse.

.

Comentarios