Inicio de las obras de las depuradoras de Albalate de Cinca y Tamarite de Litera.

Ambos proyectos se enmarcan dentro del convenio de colaboración suscrito por la DPH y la DGA para la construcción de depuradoras en la provincia altoaragonesa con la aportación económica de fondos europeos. El pasado viernes se firmó el acta de replanteo de las depuradoras de Albalate y Tamarite. La empresa Viacrón, S.A. será la encargada de ejecutar las obras.

La inversión prevista en la planta de Tamarite de Litera asciende a 1.400.000 euros con un volumen de depuración diario de aguas residuales fijado en 2.334 metros cúbicos. Este proyecto solucionará los problemas de depuración de aguas residuales de las localidades de Tamarite y Alcampell, amén de mejorar la calidad del vertido al colector general ?La Colomina?. Atenderá a una población prevista para 5.000 habitantes, dejando preparada la instalación para sucesivas ampliaciones, si ésta aumentase. El período de ejecución de estos trabajos se ha fijado en 13 meses.

El jefe del servicio de Obras y Carreteras de la DPH, Ramón Colom, subraya el hecho de que ?las dos ciudades hayan iniciado las gestiones para que la integración de los dos vertidos se realicen a través de tuberías únicas y controladas, colaborando así en la búsqueda de una mayor eficacia de la estación depuradora?.

Por lo que respecta a la depuradora que se construirá en la localidad de Albalate de Cinca, el presupuesto ascenderá a 927.000 euros y tendrá un volumen diario de aguas residuales de 816 metros cúbicos. El proyecto técnico prevé una capacidad para 2.500 habitantes con posibilidad de ampliarse en el futuro. Esta planta depuradora se instalará en una zona cercana a las ?Choperas? del soto del río Cinca, lugar donde vierten en la actualidad las aguas residuales. La previsión establece que el proyecto deberá estar finalizado en 10 meses.

La Unión Europea aporta el 80% del coste total del Plan Regional de Saneamiento y Depuración que desarrolla el Gobierno de Aragón en colaboración con la Diputación de Huesca y los ayuntamientos.

Comentarios