Cartas al director: La comunidad científica ante el debate de los trasvases

Pedro Arrojo Agudo, Presidente de la Fundación Nueva Cultura del Agua

Cuando a finales del 2000 el Gobierno anterior estaba a punto de aprobar el PHN, nos solicitó a unos 130 expertos en materia de gestión de aguas (la mayoría profesores universitarios) un dictamen sobre el proyecto propuesto. Se nos ofreció un pago de 250.000 antiguas pesetas y se nos solicitó que el dictamen fuera entregado en el plazo de mes y medio. Ante semejante premura muchos de los expertos contactados declinaron la invitación por considerarla poco seria o por no disponer de tiempo en ese plazo para estudiar tan complejo documento y elaborar el correspondiente dictamen.

Tras enviar mi propio dictamen, y en nombre de la Fundación Nueva Cultura del Agua, solicité al Ministro Sr. Matas, diera a conocer la lista de expertos consultados, pusiera los informes a disposición tanto del Consejo Nacional del Agua como del Parlamento, los publicara y promoviera un debate técnico de carácter público sobre la base de esos dictámenes, pagados con el dinero de todos los españoles. No hubo respuesta.

Tras la celebración de III Congreso Ibérico sobre gestión y planificación de aguas en Oporto, con la participación de 500 expertos y el apoyo de 72 Universidades españolas y portuguesas, volví a dirigir carta al Ministro Sr. Matas, el 7 de Diciembre del 2000, por mandato del Congreso, insistiendo en las anteriores solicitudes de debate público y transparencia, al tiempo que le trasladaba las críticas que, por consenso generalizado, se habían asumido desde el citado Congreso respecto al proyecto del PHN. Entre esas críticas, se enfatizaban las contradicciones que encerraba respecto a la Directiva Marco de Aguas que estaba a punto de ser aprobada en Bruselas. Tampoco hubo siquiera respuesta.

Finalmente, el 16 de Febrero del 2001, tras celebrar un amplio debate público por video-conferencia e internet desde la UNED en Madrid, en el que participaron varias decenas de expertos de universidades de España y California, volví a solicitar análogas demandas. En esta ocasión recibí respuesta de la Secretaría de Estado de Aguas diciendo que la lista de expertos consultados y sus informes no podían ser publicados por tratarse de dictámenes ?confidenciales?, debiendo el Ministerio preservar el ?derecho a la intimidad? de los citados expertos.

Ante estos hechos, la Fundación Nueva Cultura del Agua abrió su propia labor de reconstrucción del listado de expertos con el fin de convocar, bajo nuestra responsabilidad, el correspondiente debate. Como resultado de este trabajo se acabó localizando en torno a 70 expertos, de los que casi treinta disculparon publicar sus textos (lo cual en el seno de la comunidad científica resulta inaudito) bajo el pretexto de que se trataba de trabajos muy precipitados. Finalmente se publicaron los 41 dictámenes que se remitieron a la Fundación, en el libro titulado ?El PHN a debate?, dentro de la Colección Nueva Cultura del Agua (Bakeaz edt.). La casi totalidad de ellos eran sumamente críticos al PHN propuesto por el Gobierno, lo que podría explicar la negativa del Ministerio a publicarlos.

Ante las recientes declaraciones del Sr.Matas, afirmando que la abrumadora mayoría de esos informes eran favorables a la política trasvasista del PHN, creo necesario aclarar la historia de esos informes. Resulta por otro lado significativo que los tres Congresos Ibéricos celebrados hasta la fecha hayan concluido bajo consenso generalizado posiciones críticas al citado PHN. Por último creo interesante recordar el voto de los cinco expertos nombrados por el propio Gobierno en el Consejo nacional del Agua- 4 votos negativos y 1 abstención-, así como el voto particular crítico firmado por esos cinco científicos.

Comentarios