La reverdie y el trío Jordi Savall, Pierre Hantaï y Rolf Lislevand, en el Festival Camino de Santiago

2004062525 festival.JPG

El XIII Festival Internacional Camino de Santiago volverá a poner una banda sonora de música antigua a las iglesias de ocho localidades por las que pasa la ruta jacobea. Entre el 6 y el 22 de agosto, el Festival ofrecerá once actuaciones de música antigua en escenarios únicos como la catedral de Jaca o diversas iglesias emplazadas en el Camino de Santiago.

Todas las actuaciones musicales se llevan a cabo con instrumentos de época, intentando trasladar a los asistentes a la época que va del siglo X al XVIII. Los platos fuertes de este año son la actuación de La reverdie, el 6 de agosto en la iglesia de Santa María de Santa Cruz de la Serós y también, la interpretación de Jordi Savall, Pierre Hantaï y Rolf Lislevand, el 11 de agoto, en la catedral de Jaca.

Junto a la música, un mercado medieval, un encuentro de narradores y un ciclo de teatro de calle completan la programación. El mercado medieval congregará en Jaca del 17 al 19 de agosto a malabaristas y artesanos, que enseñarán al visitante el arte de esculpir la piedra a golpe de cincel y martillo o el de modelar el barro con las manos. El encuentro de narradores ?Palabras de Juglar?, también del 17 al 19 de agosto, estará coordinador por el Silbo Vulnerado. Del 20 al 22, el Festival incorporará la sección ?Teatro en el Camino de Santiago?, coordinada por Paco Paricio (Los titiriteros de Binéfar).

Las ocho localidades por las que pasará el XIII Festival Internacional del Camino de Santiago son Jaca, Sos del Rey Católico, Santa Cruz de la Serós, Berdún, Villanúa, Canfranc, Sigues y Artieda. En la presentación del Festival han participado la diputada de cultura de la Diputación Provincial de Huesca, María Antonia Brusau; la directora general de Cultura del Gobierno de Aragón, Pilar Navarrete; el director del Festival, Luis Calvo; el presidente de la comarca de la Jacetania, Alfredo Terrén; y el director provincial de Ibercaja, Fernando Sarasa.

Comentarios