Magdalenas Heras debe regularizar su situación si quiere seguir abierta, según ha afirmado el Ayuntamiento de Monzón

2004062524 magdalenas.JPG

El expediente iniciado por el ayuntamiento con los decretos firmados sobre el cierre de actividad de las naves de Magdalenas Heras y ? El Quiteriano? sigue adelante, ya que ha sido imposible la firma de un acuerdo de mínimos por falta de voluntad de la firma de magdalenas, según han explicado en rueda de prensa, Elisa Sanjuán, concejal de Urbanismo, ya que cuándo se intentaba concretar todo eran reticencias y lo único que buscaba la empresa era que se parase el cierre.

El Ayuntamiento de Monzón plantea la legalización de las actuales instalaciones en el barrio de las Carrasca o el traslado de la empresa a la Armentera. Elisa Sanjuán

En estos momentos, el día 30 de junio no supondría el cierre de la actividad, ya que hay que resolver el expediente con las alegaciones que presente la empresa antes de decretar el cierre, como explica Juan Antonio Blasco, concejal de Desarrollo, que recuerda la ley es igual para todos y no se pueden aceptar chantajes en el cumplimiento de la legalidad.

Si la empresa decidiera el traslado a la Armentera, solución definitiva, el Ayuntamiento actuaría como cualquier otra empresa, es decir, recalificaría los terrenos a residenciales y buscaría las ayudas de la DGA para el traslado de empresas. Pero lo que no entiende el ayuntamiento, como la empresa no legaliza la situación, ya que en una de las fábricas es cuestión de muy poca cosa y en la otra es algo más complicada, pero en ningún caso un coste excesivamente gravoso, según Elisa Sanjuán.

Después de doce años de inactividad el ayuntamiento ha recurrido a los decretos para conseguir sentar a la empresa y buscar su legalización. Además recuerdan su situación en suspensión de pagos y como no hace frente de manera regular al pago de los tributos locales.

Por su parte, la empresa ha anunciado que va a presentar alegaciones a los decretos de cierre, ya que consideran que cumplen tanto en ruidos como en la licencia de actividad, ya que según han consultado a la DGA, les falta un papel que van a presentar. No obstante, también inician los tramites para el expediente de regulación de empleo que afectaría a la plantilla, ya que señalan que un cierre de actividad supondría el no atender a sus clientes en las grandes superficies, quienes les impondrían penalizaciones que gravarían en exceso sus cuentas. Todavía no se ha presentado el expediente para unos setenta trabajadores, según ha consultado el ayuntamiento.

Para la empresa tampoco ha habido voluntad negociadora por parte del ayuntamiento y consideran que la zona verde, que se debió ejecutar en el año 93 dentro del expediente de inicio, no está dentro del expediente de actividad, habiendo propuesto una permuta con otros terrenos en la misma zona, que no están afectados por la suspensión de pagos.

Comentarios