El Justicia ya había requerido al Ayuntamiento de Monzón a que actuará contra Magdalenas Heras de esta forma en dos ocasiones

En relación con el conflicto que se ha derivado de la apertura de expedientes de cierre a la firma ?El Quiteriano? (Magdalenas Heras), el Ayuntamiento de Monzón ha informado de los antecedentes del asunto que tienen que ver con las conclusiones al respecto firmadas en el pasado reciente por los sucesivos titulares del Justiciazgo de Aragón.

1.- Quejas vecinales.- En febrero de 1994, el Justicia de Aragón, Juan Bautista Montserrat, informa al Ayuntamiento de que ha recibido una segunda queja de un grupo de vecinos del barrio de la Carrasca en la que le comunican que el problema planteado en la primera, es decir, ?los ruidos y molestias que dimanan de la actividad de las fabricas a cualquier hora del día y de la noche?, sigue igual.

2.- Responsabilidad del Ayuntamiento.- Ante estos hechos, el Justicia considera que, dado que el Ayuntamiento no dispone de Ordenanza Municipal en materia de ruidos, son aplicables las Normas Subsidiarias vigentes en la provincia, y en concreto las que determinan los niveles máximos de ruidos y la obligación del empresario de insonorizar el recinto cuando tales niveles son sobrepasados.

Añade el Justicia que caso de no adoptarse las medidas correctoras que se estimen oportunas, ?podrá procederse a la imposición de multas o bien al cierre temporal o definitivo si hay voluntad rebelde al cumplimiento de las normas?.

Tras la exposición de considerandos, el Justicia sugiere al Ayuntamiento que inspeccione el acondicionamiento y funcionamiento de la fábrica, y que si éstos no se acomodan a las Normas Subsidiarias, actue en consecuencia y a la luz del Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (RAMINP).

3.- Sin licencia de apertura.- En junio de 2000, el Justicia de Aragón, Fernando García, informa al Ayuntamiento de que el colectivo de vecinos del barrio de la Carrasca ha elevado otra queja por las razones ya conocidas, y que el escrito añade dos denuncias: la no urbanización de una parcela como zona verde (compromiso del propietario cuando se le dio licencia de instalación), y la no intervención del Ayuntamiento ?a pesar de las reiteradas quejas de los vecinos particulares y la Asociación de Vecinos y Propietarios de la Carrasca?.

El Justicia hace hincapié en que la nave de Magdalenas Heras goza de licencia de instalación (licencia de obras), ?pero no de licencia de apertura, ya que ésta depende de la comprobación final de las obras, y, entre ellas, las de urbanización de la parcela?, y también depende de la constatación de que el funcionamiento de la fábrica se acomoda a los dictados del RAMINP.

En base a lo anterior, el Justicia requiere al Ayuntamiento para que proceda a regularizar la situación jurídico-administrativa de la fábrica, y que al hacerlo tenga en cuenta ?la necesidad de paliar las molestias que la actividad viene ocasionando?, y caso de que no se observen los requisitos anteriores, ?se cumplan las disposiciones previstas en la ley?.

4.- Expedientes de cierre.- El actual Ayuntamiento, después de sucesivos requerimientos a la empresa -contestados por el propietario con otros tantos contenciosos-, ha incoado los expedientes de cierre cuya paralización pasa por la adopción por ?El Quiteriano? de las medidas correctoras pertinentes para regularizar la actividad fabril, tal y como ha concluido en reiteradas ocasiones el Justicia de Aragón.

Comentarios