Inauguración este martes del Gran Hotel y el Casino de Panticosa Resort

El Balneario de Panticosa acoge la inauguración del Gran Hotel y el Casino, con la presencia del presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias y varios consejeros que junto con otras autoridades asistirán a la puesta en marcha de estas nuevas instalaciones, que por lo que se refiere al Gran Hotel cuenta con 42 habitaciones. Los interiores de ambos han sido diseñados por el arquitecto Rafael Moneo, mientras que las fachadas y exterior desde un primer momento del proyecto de remodelación ha sido conservado su estilo original.

Recordemos que el antiguo Balneario de Panticosa, se encuentra ubicado en el Valle de Tena, en un enclave privilegiado y único. Situado a 1.630 metros de altitud en el interior de la cubeta glacial del río Caldarés, cuyas paredes graníticas están formadas por picos de más de 3.000 metros de altura, como Argualas -3.046- Garmo Negro - 3.051- Infierno ?3.082, y desde cuyas alturas comienzan a discurrir las aguas, recogidas inicialmente en ibones (Azules, Pecico ó Bachimaña) y que posteriormente bajarán hasta el Ibón de los Baños, sito en el mismo Balneario.

En él se han alojado personajes de la talla de Alfonso XIII, Niceto Alcalá Zamora, el pintor Rosales, Ortega y Gasset, Cánovas del Castillo, Prim, Perico Chicote, etc.. Se guarda un especial recuerdo de la estancia de Santiago Ramón y Cajal, que pasó allí un tiempo de curas mientras practicó su gran afición, la fotografía.

Tras diversos avatares y cambios de propiedad, el 1 de Enero del año 2000 la empresa NOZAR adquiere la empresa Aguas de Panticosa S.A. propietaria del enclave, y el 4 de Noviembre del 2002 se convirtió en propietaria única de todas las instalaciones, tras el acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento de Zaragoza y la Federación Aragonesa de Montaña.

Nozar, empresa propietaria, tiene como objetivo restaurar las edificaciones para transformar el lugar en un complejo turístico de montaña, líder en Europa, denominado Panticosa Resort.

Los proyectos han sido elaborados por los arquitectos Rafael Moneo (Premio Pritzker de Arquitectura 1996) , Alvaro Siza (Premio Pritzker 1992), Jesús Manzanares (arquitecto de la Bodega ENATE), Belén Moneo, Rafael Beneytez y Jeff Brock.

Como primer hito en esta restauración, el 15 de Julio del 2002 se inauguró la primera pieza de la obra, el Restaurante del Lago. Con la rehabilitación y apertura del Casino y del Gran Hotel finaliza la segunda fase del proyecto, y supone el comienzo de los cambios que está viviendo el Complejo Turístico Panticosa Resort.

Junto a ellos, el proyecto contempla la construcción de 2 hoteles de 4 estrellas, unidos por una cafetería acristalada, y otro de 3 estrellas, además de un Palacio de Congresos y un Centro de Ocio compuesto por Pista de Patinaje sobre Hielo, Bolera, Salas Minicines y Galería Comercial.

Un Palacio Termal de más de 8.500 m2 de superficie, diseñado por los arquitectos Belén Moneo y Jeff Brock que será una de las más completas y modernas instalaciones balnearias de España. El proyecto contempla todo tipo de tratamientos de salud y relax.

En la actualidad se está trabajando, ya, en la construcción de un Hotel para Deportistas, diseñado por el arquitecto portugués Álvaro Siza, con una superficie total construida de 5.482 m2. Sus instalaciones también estarán a disposición del resto de clientes del complejo PANTICOSA RESORT.

Además de las instalaciones y servicios que se desprenden de lo anteriormente citado, el cliente de PANTICOSA RESORT podrá disfrutar de la Pista de Esquí de Fondo que recorre más de 6 kilómetros por los alrededores de la pradera; y del acuerdo que la empresa tiene con la vecina estación de Esquí Los Lagos de Panticosa, para uso de sus instalaciones.

Fernando Escartín, famoso ex ciclista aragonés, natural de Biescas y gran

conocedor del Valle de Tena, se ha sumado al proyecto como Coordinador de Actividades Deportivas.

Dentro de este proyecto, merece especial mención la construcción del campo de golf Las Marga, en el núcleo serrablés de Latas, municipio de Sabiñánigo. Diseñado por José Mª Olazábal, tiene un campo de 18 hoyos de par 71, un campo corto de 9 hoyos de pares 3 y una amplia zona de prácticas para principiantes con Escuela de Golf. En la Casa Club hay un servicio de Restaurante y 1 Hotel de 4 estrellas.

Por establecimientos el Gran Hotel, fue construido en 1896, y restaurado en la actualidad por el arquitecto Rafael Moneo, se ha respetado su fachada, catalogada como de Interés Turístico Nacional. El Gran Hotel, único hotel de cinco estrellas gran lujo del Pirineo de Huesca, cuenta con 42 habitaciones, salas de reuniones, bar con terraza exterior, biblioteca con chimenea, sala de billar, sala de TV, guardaesquíes, servicio de aparcacoches, Restaurante del Lago y SPA Termal propio y exclusivo para los clientes del hotel. Además, el hotel carece de barreras arquitectónicas.

Las habitaciones, algunas de ellas comunicadas, disponen de internet y correo electrónico, conexión ADSL, room-service, calefacción y aire acondicionado individual, secador de pelo, carta de almohadas, TV por satélite, minibar y caja fuerte. El cliente puede escoger entre los siguientes tipos de habitaciones, catorce estándar, veintiséis superiores y dos junior Suites.

El SPA Termal del Gran Hotel, con tratamientos corporales y de belleza personalizados para cada tipo de piel, se beneficia de instalaciones como control médico, piscina termal, zona de relax, vaporarium, baño frío, ducha de contrastes, bañera de caracalla, bañera sound tube y cabinas de belleza.

Además, el equipo del SPA Termal, dirigido por Angela Cunill, ha diseñado programas especiales para adelgazamiento, antiestrés, relajantes y de belleza.

En la rehabilitación del Gran Hotel se han seleccionado, meticulosamente, todos los materiales empleados, siendo toda la cantería primitiva y original en su integridad, reponiendo piezas nuevas labradas manualmente, iguales a las anteriores.

La planta de acceso incluye la recepción del hotel, sala de billar, sala de lectura con biblioteca y un salón de descanso con TV, comedor privado, bar-cafetería con terraza exterior y los aseos.

La madera que forra sus paredes es de roble y los suelos de las estancias de piedra Cenia pulida y abrillantada y, el resto de tarima de roble.

El mostrador de recepción está decorado con madera de roble y mármol negro Portero. Las chimeneas de los salones con mármoles nobles y láminas de bronce macizo. Las encimeras de los aseos son macizas de mármol negro y las paredes alicatadas con mármol blanco Macael, al igual que los suelos.

En las habitaciones los materiales escogidos para las mismas son la madera de Arce para las puertas de entrada, mobiliario y forrado de paredes, y en el suelo la tarima es de roble. Piezas de mármol gris Macael y alicatados de mármol blanco Macael para los baños.

Las paredes de los pasillos de distribución de las plantas, están forrados con tablero de roble, igual que los suelos. En la entrada a los ascensores encontramos piezas de piedras de Cenia, Negro Marquina y Caliza Capri. Y en los peldaños de las escaleras piezas macizas de Cenia.

Por lo que se refiere al Restaurante del Lago, de tres plantas, fue inaugurado el 15 de Julio del 2002, es la primera obra conclusa en la restauración del antiguo Balneario de Panticosa, actualmente Panticosa Resort, y es la pieza que completa el programa del Gran Hotel.

Rehabilitado por el arquitecto Rafael Moneo, es Pedro Subijana quien asesora y dirige los temas gastronómicos del complejo. Con el sello inconfundible que el excepcional cocinero vasco da a sus creaciones, la cocina del Restaurante del Lago es, ante todo, creativa, original, sugestiva y llena de sabores y aromas, estando garantizada, tanto la calidad de la materia prima como su elaboración y presentación. Al plantearse la rehabilitación, Rafael Moneo ha tenido especial interés en conservar, tanto el volumen original como el lenguaje constructivo.

El Casino fué inaugurado en 1906 es, sin lugar a dudas, otro edificio emblemático del complejo. Comunicado con el Gran Hotel por una pasarela acristalada y restaurado, igualmente, por Rafael Moneo, el edificio del Casino se concibe como un espacio complementario al Hotel además de un espacio cultural y de ocio, con sala de exposiciones, salas de reuniones y convenciones, teatro, peluquería, zona de estar con terraza de verano, Restaurante El Mirador y el propio Casino de Juego con bar, restaurante-buffet y sala de estar con TV.

En la última planta del edificio, una gran cúpula de madera de roble cubre la Sala de Juego del Casino, donde encontramos mesas de Póquer sin Descarte, Black Jack, Ruleta Americana, así como máquinas de azar de varias modalidades.

Los materiales que encontramos en esta planta son el Basalto Turco pulido con piezas de mármol crema marfil en el suelo, y la tarima de roble maciza en el Restaurante Buffet y sala de estar con TV. Las paredes están paneladas en roble y pintadas.

En la primera planta, El Restaurante El Mirador con capacidad para 60 comensales y abierto a todo el público, da servicio de desayunos, comidas y cenas. La carta que se puede degustar tiene una alta rotación y está confeccionada, principalmente, con productos de temporada.

En esta misma altura se encuentra la Peluquería y la zona de estar con terraza de verano.

Los materiales que componen esta planta son, en su mayoría, maderas de roble y mármol crema marfil.

En la planta de acceso encontramos la sala de exposiciones, el Teatro, cuyo espacio original se ha respetado, tiene un aforo de 190 personas y en él se pueden realizar actuaciones, espectáculos y foros culturales. Y tres Salas de Reuniones, con capacidad máxima de 125 personas, disponen de un avanzado material audiovisual.

Comentarios