Detenido ex presidente de Moulinex Internacional para ser interrogado por la quiebra

El ex presidente de Moulinex Pierre Blayau fue detenido para ser interrogado por las condiciones en que el grupo francés de pequeños electrodomésticos se declaró en quiebra en septiembre de 2001, un sumario por el que ya han sido procesados cinco ex directivos.

Blayau, de 53 años, que dirige desde que dejó Moulinex en diciembre de 2000 el grupo de transporte y logística Géodis, filial de la compañía ferroviaria SNCF, quedó arrestado en las dependencias de la brigada financiera de París, que investiga sobre la base de una comisión rogatoria del juez instructor de Nanterre Richard Pallain, indicaron fuentes judiciales.

El arresto debería probablemente concluir con el procesamiento de Blayau, que será discutido sobre las sospechas de que se falsearon las cuentas de la compañía durante su mandato y sobre acuerdos con accionistas italianos que luego se hicieron con el grupo.

Otros asuntos pendientes de esclarecimiento con el antiguo "número uno" del fabricante de electrodomésticos son los vínculos entre las cuentas de Moulinex y las del club de fútbol Stade Rennais, y las condiciones en que Blayau recibió los 2 millones de euros de indemnización cuando dejó la empresa.

La última inculpación de un ex directivo de Moulinex en este sumario por bancarrota fraudulenta se produjo el pasado día 24, y se trató de Alain Grimm-Hecker, quien había sido director de mercadotecnia.

Previamente habían sido procesados el último presidente de Moulinex, Patrick Puy, al que se le acusa de "bancarrota fraudulenta" y "presentación de falso balance", el antiguo director financiero, Xavier Cottereau, el ex director general adjunto de finanzas Francois Carriere y la ex directora de la comunicación financiera Véronique Piegts.

Los cinco se encuentran bajo control judicial, mientras los investigadores siguen el hilo de responsabilidades de la empresa, que se declaró en suspensión de pagos en condiciones dudosas el 7 de septiembre de 2001.

Los investigadores franceses se interesan en particular por las condiciones de la fusión de Moulinex con el fabricante de grandes electrodomésticos Brandt en diciembre de 2000.

Moulinex, que arrastraba importantes deudas, se fusionó con Brandt, que estaba saneado, pero eso no evitó que la resultante se declarara en suspensión de pagos.

La instrucción también se centra en el papel del grupo italiano El.Fi, que controlaba el 74,3% del grupo Moulinex-Brandt y no le otorgó ningún apoyo financiero en los últimos días de existencia.

En noviembre pasado, la justicia francesa abrió una investigación por "abuso de bienes, bancarrota y presentación de falso balance", entre otros cargos.

El cierre de Moulinex-Brandt se saldó con la pérdida de unos 5.000 empleos.

Comentarios