El Ayuntamiento de Monzón centra el problema de Magdalenas Heras en una cuestión de aplicación del estado de derecho

2004070101 magdalenas.JPG

En relación con el asunto de Magdalenas Heras, la concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Monzón, Elisa Sanjuán, ha declarado que la actuación del equipo de gobierno se ampara exclusivamente en los principios del estado de derecho, es decir, ?en el imperio de la ley y la igualdad de todos los ciudadanos ante la misma, tanto en derechos como en obligaciones?.

Sanjuán ha indicado que ?la percepción desde la lejanía? de este conflicto como una crisis industrial no se corresponde con la realidad ?y altera la verdad de las cosas?. Así, ha hecho hincapié en que lo que hay en juego es la credibilidad y firmeza de un Ayuntamiento que no está dispuesto a tratos de favor ni a permitir la vulneración de la legalidad vigente, y que, por ello, no cabe oponer a la exigencia municipal del cumplimiento de la ley -por otro lado demandable por cualquier ciudadano-, la posible pérdida de puestos de trabajo que, en palabras de los vecinos afectados, toma el cariz de chantaje emocional.

El equipo de gobierno entiende que su ?postura inamovible? (que el empresario cumpla todas sus obligaciones y acomode la actividad fabril a los dictados de la ley) no es empecinamiento ni negativa a la negociación, sino el ejercicio del pleno convencimiento de que el estado de derecho y lo que de él deriva son las únicas consideraciones a tener en cuenta. Sin olvidar que en caso de no actuar el Ayuntamiento incurriría en responsabilidad por inactividad municipal, lo que supondría para el Ayuntamiento un coste que los vecinos, en reclamación formal efectuada, han cifrado en 50 millones de pesetas.

Elisa Sanjuán ha vuelto a insistir en que la solución para la empresa es cuestión de ?muy poco dinero?, teniendo en cuenta, además, las cifras de facturación dadas recientemente por los propietarios y responsables de la empresa; por lo que sería incomprensible que ?el empresario prefiriese cerrar la fábrica antes que hacer frente a sus obligaciones y compromisos siendo los mismos de tan poco importe económico para la capacidad de la empresa?.

Por otra parte, en la información recopilada por el Ayuntamiento de Monzón se desprende la falta de voluntad de pago tanto de la empresa ?El Quiteriano?, la empresa Construcciones Electromecánicas Sabero, como de Antonio Heras Arazo, con impagados que pueden calificarse de ?históricos? al hacer caso omiso a recibos que se remontan al año 96. En total, entre las deudas dadas de baja por insolvencia del propietario, las recurridas y las pendientes de cobro, la cantidad asciende a 87.578, 49 ? ( 14.571.834, 64 pesetas ).

Con respecto a la sociedad ?El Quiteriano? treinta y seis recibos por importe de 32.285, 28 ?, más sus correspondientes recargos, fueron cobrados vía ejecutiva por la Diputación Provincial de Huesca; estando pendiente de cobro todavía, por haber sido recurridas en periodo voluntario, las liquidaciones de dos recibos correspondientes a la IBI urbana que ascienden a 53.023, 76 ?.

Las deudas municipales por parte de Antonio Heras Arazo superan los 34.000 ?, 1.070, 66 ? correspondientes a tres recibos recientes de IBI urbana y 33.416, 18 ? de 107 recibos que el Organismo de Recaudación de la Diputación de Huesca ha resuelto darlos de baja por insolvencia.

Comentarios