Cartas al director: Educación

Padres de alumnos del Pedro J. Rubio

Los padres de quince alumnos del Colegio Público Pedro J. Rubio que han solicitado su admisión en la Sección Bilingüe del Instituto de Educación Secundaria Sierra de Guara nos hemos visto sorprendidos ante la convocatoria, para la tarde de hoy, por parte del IES Lucas Mallada con el supuesto objetivo de ofertarnos un programa similar en este centro de la ciudad.

Esta fue una posibilidad que nos comentó el director provincial de Educación del Gobierno de Aragón, Mariano Buera, en la reunión que mantuvimos el pasado martes 29 de junio, no así en la de dos semanas antes, cuando fuimos a expresarle nuestra inquietud por la posibilidad de escasez de plazas para nuestros dos objetivos: el de que nuestros hijos cursen Bilingüe y que lo hagan en el IES Sierra de Guara, dentro del derecho de libre elección de centro que consagra la Ley, y por el hecho de que este último instituto es el único que ofertaba, en el momento de preinscripción, esta opción educativa.

Ante nuestra respuesta negativa a una derivación hacia el Lucas Mallada, centro contra el que no tenemos nada, pero que no nos ofrece garantías por el hecho de que esta ha sido una decisión atropellada -¿e improvisada?- y, por tanto, carente de una seguridad en cuanto a la calidad de la enseñanza, el director provincial nos comunicó que habían decidido una ratio de 29 aunque no se cerró en banda a la de 30, con la que, de acuerdo con nuestras conversaciones con el Sierra de Guara, se solucionaría el problema de todos nuestros hijos.

Por el contrario, sorprendentemente, la Comisión de Escolarización rebajó la ratio a 28, no se sabe por qué motivos cuando en los cuatro años precedentes en el Sierra de Guara se había superado la ratio por aula en varios grupos y, para el próximo curso, la propia Comisión de Escolarización admitió una ratio superior en el mismo centro para otro curso ESO. Curiosamente, no se analiza el número de solicitudes de Bilingüe, que precisamente daría pie a la habilitación exclusiva para este programa de un aula. Una solución fácil hubiera sido reservar las plazas vacantes para los alumnos que quisieran cursar la Sección Bilingüe. Esta falta de diferenciación entre el Bilingüe y el programa general, que entran en el mismo saco en todo este proceso, denota una cierta falta de valoración del Bilingüe por parte de la administración, pese a su contrastada calidad.

Pese a todo, entendimos que el director provincial, que en la primera reunión que tuvimos con él nos abrió la posibilidad de tramitar ante instancias superiores nuestra justa reivindicación, sostendría su palabra y su predisposición a facilitar nuestro acceso a una aspiración de enseñanza de calidad y bilingüe. Por el contrario, se ha negado rotundamente a un tercer encuentro con este grupo de padres que, como administrados y contribuyentes, tenemos derecho a obtener respuestas y explicaciones del administrador que es el señor Buera, que, en un brevísimo encuentro en la calle en el que rehusó la reunión, tan sólo se limitó a aplicar el refrán de ?donde dije digo,...?.

Ayer, las sensaciones negativas que empezamos a percibir después de las maniobras de los últimos días tuvieron su confirmación cuando los padres recibimos una llamada convocándonos al IES Lucas Mallada, centro que en ningún momento habíamos solicitado porque entre sus opciones no estaba la Sección Bilingüe, que, según nuestras noticias, costó muchos meses de planificación en el IES Sierra de Guara cuando se implantó hace más de un lustro.

Los padres de alumnos del Pedro J. Rubio afectados, que seguimos reclamando nuestro derecho a matricular a nuestros hijos en la Sección Bilingüe del IES Sierra de Guara, nos hemos querido apartar de este atropello del que se nos pretende hacer objeto, no asistiendo esta tarde a la convocatoria del IES Lucas Mallada, porque nunca lo hemos contemplado por la carencia de la modalidad que nosotros queremos y por las razones anteriormente expuestas.

Por último, reclamamos de la Dirección Provincial y, si es preciso ante el empecinamiento que percibimos de su titular, de la propia Consejería de Educación en las instancias que correspondan, una solución que el propio IES Sierra de Guara está sirviendo en bandeja sin encontrar por parte de la administración educativa, sorprendentemente ?o no-, la aquiescencia que solucionaría un problema tan sencillo pero al que se ha opuesto una contumaz y sorprendente resistencia.

Comentarios