Cartas al director: Por una Estepárea activa

Salvador Ariste Latre. Sariñena.

Desde el año 2000 se venía trabajando en el proyecto de Estepárea. Se habló primero de una feria de asociaciones juveniles, incluso se propuso un festival de rock, pero finalmente, después de conversaciones del Área de Cultura de la Diputación provincial, Ayuntamiento de Sariñena, Mancomunidad de Monegros, Consejo Nacional de la Juventud de Aragón, Centro de Estudios para la Despoblación del Rolde de Estudios Aragoneses (SEDAR), Instituto Aragonés de la Juventud y UAGA, se acabó pariendo un acontecimiento cuyo eje principal era el futuro de la juventud en el medio rural.

Y fueron especialmente los técnicos de todas esas entidades quienes hicieron posible hilvanar la primera edición, que sería un foto de encuentro y debate, una feria para exponer proyectos empresariales e innovadores y un festival con conciertos.

Varios expertos nos dieron las claves para que tuviera futuro. Debía tener un costo asumible para el organizador (fundamental por lo tanto la participación de muchas instituciones), continuidad en el tiempo, calidad en los actos, estabilidad en las fechas (abril-mayo) y ubicación fija (feria de Sariñena).

Muchos profesionales se sorprendían de las inmejorables instalaciones del recinto ferial para el fin que se perseguía. Y la acogida de los medios de comunicación no tuvo parangón, porque su olfato les decía que era una idea distinta en un sitio diferente, Los Monegros.

A mucha gente le preocupa estos días la paternidad de la idea y se olvidan de lo fundamental, que es tomarse en serio el ?proyecto?, respetarlo y llevarlo a cabo. Estepárea es un medio para conseguir un fin, el de motivar a los jóvenes rurales a creer en sus pueblos. Se puede caer en la tentación de considerarlo un instrumento al servicio de intereses personales o partidistas, utilizarlo como moneda de cambio o como medida de presión para unos o como premio para otros, pero quien hace eso no valora Estapárea como propósito común de monegrinos y monegrinas, sino que deslegitima su valor social y cultural.

Estepárea 2004, organizada por la Comarca de Los Monegros, ha tenido de relevante la organización e instalaciones, porque la gente de Leciñena se ha volcado en esta historia con la mayor ilusión y lo han hecho todo perfecto. A eso hay que dar un diez. Sin embargo es preocupante la escasa aparición en medios de comunicación, la premura con que se organizaron las jornadas de debate o los conciertos y otras pequeñas cosas que son el alma de este Encuentro con vocación internacional.

Activa 2004, organizada por el Ayuntamiento de Sariñena, ni siquiera puede calificarse de feria, sino de dos conciertos (Laguna Festival) de alto nivel, rodeados de un programa de actividades, del que habría que destacar el concurso de tapas.

Aunque ambas instituciones las califiquen de exitosas, Activa y Estepárea juntas no han sido capaces de igualar los resultados de las Estepáreas anteriores en cuanto a foro, festival, organización y repercusión mediática, no obstante se prevé que la suma solo será superior en ?déficit económico?.

Por lo tanto habría que pedir reflexión a los gobiernos de la Comarca y del Ayuntamiento y que sacaran alguna conclusión. Si no son capaces de ponerse de acuerdo, Estepárea no dará ningún fruto, salvo el del enfrentamiento y la división entre habitantes de un mismo territorio, que es junto lo contrario del espíritu con el que nació.

Ahora que el Alcalde de Sariñena rectifica y recupera las relaciones con la Comarca, sería interesante volver a trabajar en proyectos comunes. Algunos seguimos manteniendo esa voluntad, aunque las cosas hasta ahora hayan salido torcidas. El árbol es pequeño, todavía podemos enderezarlo.

Comentarios