El envenenamiento dificulta la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía

El proyecto de reintroducción del quebrantahuesos en la Sierra de Cazorla nace en 1996 con la creación del Centro Guadalentín. Antes se comprobó el funcionamiento del proyecto en los Alpes, donde comienza en los años setenta, cuando se extinguió el quebrantahuesos en esa zona. Para Elena Macías, colaboradora del Centro Guadalentín que persigue la recuperación de ésta especie en Andalucía, la principal dificultad del proceso es acabar con las causas que hicieron que se extinguiera.

La sierra de Cazorla es el único enclave natural que reúne las condiciones para la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía. Fue allí mismo donde se reprodujo la especie en 1983 y se extinguió en 1986. Curiosamente es ese mismo año Cazorla se declara Parque Natural. El Centro Guadalentín es el segundo centro a nivel internacional que reúne todas las líneas genéticas de aves rapaces. Hasta hoy han nacido tres crías de quebrantahuesos en este centro y se han trasladado hasta los Alpes, las fechas que se barajan para la suelta en la propia Sierra de Cazorla son entre el 2005 y el 2007.

Las principales dificultades según Macías para la reintroducción de éste ave carroñera son las mismas que causaron su extinción.

La concienciación social es un aspecto muy importante para que el proyecto salga adelante, en éste ámbito la asociación Gipaetu está haciendo mucho hincapié: charlas y visitas están a la orden del día tanto para escolares como para todo aquel interesado en el tema. Se pretende que conozcan las condiciones necesarias para la supervivencia del quebrantahuesos, que sepan en qué consiste el proyecto de reintroducción, y que aprendan a valorar la especie.

El emparejamiento es la primera fase del proceso, algo que no resulta nada fácil teniendo en cuenta que la hembra debe aceptar al macho, y si éste no resulta de su agrado lo rechazará. Son dos años el período de prueba, si en éste tiempo no se ha llegado a la procreación, se procede a la separación de la pareja. La madurez sexual la alcanzan a los siente años, a partir de entonces el ave puede pasar a reproducirse. Macías explica que el proceso siempre parte de la cópula natural.

Cuando la cría cumple los tres meses se produce la suelta del ave, que hasta hoy siempre se ha dado en los Alpes.

Comentarios