El montañero Carlos Soria alcanza el campamento II del K2

2004070808 subiendo al campo II.jpg

Carlos Soria, alpinista de 65 años ha alcanzado en la jornada de este miércoles el campo II del K2. Transcurridos nueve días desde que Carlos Soria y el resto de su expedición se instalasen en el campamento base, situado en las faldas del K2, se han ido solventando las dificultades que presenta esta dura montaña y cada vez se encuentra más cerca de lograr su ansiado objetivo.

Este jueves, Carlos se encuentra en el campamento base donde permanecerá dos días para descansar, reponerse de las últimas jornadas y facilitar la aclimatación. Desde allí ha envíado esta nueva crónica.

"Ya llevamos nueve días en el campo base y la vida aquí pasa tranquila, con la relativa rutina que se establece en una montaña. Se han solucionado todos lo problemas que tanto nos preocupaban ya que prácticamente hemos recibido todo nuestro equipaje y ya hemos podido centrarnos en la ascensión porque todos los miembros de la expedición están bien equipados. Además desde que hemos llegado el buen tiempo nos ha acompañado, cosa extraña en esta montaña, donde varios días seguidos de sol son un privilegio.

A pesar del poco material del que disponíamos, con la ayuda del sherpa nepalí Muktu y de los dos porteadores del lugar Shaín y Curvan, hemos conseguido montar una tienda en el campamento II, para nosotros el primero. Nuestra intención, ya desde Madrid, era saltarnos el campo I, ya que preferimos subir con un campamento menos y el campo I, aunque no es muy peligroso, se te pueden estropear las tiendas por las caídas de coladas de nieve.

Hace dos días subimos Dani, Aitor y yo al campamento base avanzado a primera hora de la mañana para poder grabar tranquilamente durante el bonito recorrido que nos deja a pie de la pared. Dani y yo nos acercamos al Collado de los Vientos, justo en la frontera con China, y nos quedamos a dormir en el avanzado, respirando la tranquilidad de la montaña ya que estábamos milagrosamente solos. A las tres y media de la mañana nos pusimos a derretir nieve para las cantimploras y a hacer desayuno. Alrededor de las 5 de la mañana comenzamos la ascensión por unas rampas muy empinadas de nieve en las que hay algunas cuerdas fijas. Tente y Jorge, más o menos a la misma hora, salieron desde el campo base y nos encontramos en la montaña. Alcanzamos el campamento I a las 8, comimos un poco, nos pusimos crema y proseguimos grabando por un terreno más complicado terreno mixto de rocas y nieve hacia el campamento II.

Es una zona impresionante ya que está muy vertical y los 8.047 metros del Broad Peak al fondo dan aún mayor sensación de altitud. Después de montar entre los porteadores y nosotros una tienda en el campo II, situado a 6.500 metros, nos bajamos al campamento base muy cansados ya que había sido una jornada muy dura en la que habíamos salvado 1.600 metros de desnivel. En unas 12 horas de incesante esfuerzo nos hemos puesto a la misma altura que algunas expediciones que llevan bastante tiempo en la montaña.

Bajamos a reponernos de un cansancio importante ya que era la primera vez que nos metíamos en la montaña este año. Ahora llevamos dos días de descanso en el campamento base para faciltar la aclimatación. Lo único negativo es que tengo la garganta un poco mal y bastante tos, pero es estos días de descanso espero ponerme bien.

Nuestro próximo proyecto es pasar dos noches en la montaña: subir al campo dos, dormir allí, al día siguiente hacer una subida hacia el tres y volver a dormir al campo II. No nos gusta mucho pasar tiempo en altura ya que es muy duro física y psicológicamente, pero es necesario para una buena aclimatación. Después de esta incursión ya estaremos bastante apunto para podernos mover en la montaña con la suficiente aclimatación."

Carlos Soria posee un currículum lleno de grandes ascensiones: Nanga Parbat, Cho Oyu, Mckinley, Aconcagua y el Everest, entre otros, cuya cima coronó a los 62 años. Por todo ello, el Consejo Superior de Deportes le otorgó la Medalla de Bronce al Mérito Deportivo, premiando una vida dedicada al alpinismo más puntero, así como una extensa actividad en el Himalaya, incluso superados los 60, con una importante colección de expediciones a ochomiles.

Comentarios