CHA aboga por contar con los jóvenes para erradicar el vandalismo en Huesca

Según el grupo municipal del CHA, las soluciones no son fáciles pero resulta absolutamente imprescindible acometer una rigurosa labor de diagnóstico. Abogan por concretar las calles de la ciudad donde el problema es grave. Apuntan que es una madida absolutamente imprescindible. También señalan la necesidad de detectar todas las anomalías en cuanto a cumplimiento por los locales de normativas: dobles puertas, condiciones de los sanitarios, insonorizaciones, situación legal respecto de su apertura, horarios de cierre, etc. Todo ello más la necesidad de educar y concienciar a los jóvenes en los derechos fundamentales.

CHA además remarca que es fundamental pensar en potenciar zonas donde determinadas prácticas nocturnas, que se seguirán desarrollando de forma inevitable, se puedan practicar sin necesidad de molestar a vecinos próximos.

Los nacionalistas lanzan también una reflexión. Defienden la utilidad de que determinados locales puedan permanecer abiertos más tiempo ya que no es en el interior de los mismos donde se producen los actos de vandalismo.

CHA propone además la educación y concienciación de los jóvenes en los derechos fundamentales de las personas como medio a considerar para afrontar seriamente el problema: la buena labor educativa, formativa e informativa siempre da resultados. La búsqueda de mecanismos para diversificar las zonas de ocio (apoyar económicamente la oferta nocturna de cine, teatro, zonas de juego...; ampliar el horario de polideportivos, bibliotecas e instalaciones cívicas y culturales ;...) y, desde luego, publicidad. Las buenas ideas sin una difusión efectiva no prosperan; hace falta destinar recursos a la difusión de iniciativas de ocio para competir con la oferta existente.

Para Chunta Aragonesista el disfrute del tiempo libre es uno de los criterios básicos a tener en cuenta en el diseño de nuestro modelo de ciudad, y en este diseño hay que contar con las sugerencias de los colectivos implicados para encarar seriamente el difícil problema de "guetarización" del ocio nocturno.

Comentarios