Adesho y la comarca buscan financiar el importante desfase del centro de interpretación de las aves de Riglos

Un proyecto cuyo desfase ha más que triplicado el presupuesto inicial, cifrado en 43 millones de pesetas, y cuyo costo total puede superar los 150 millones de pesetas. La Asociación para el Desarrollo de la Hoya y la propia delimitación quieren sacar adelante el proyecto, a pesar de las numerosas irregularidades que se han detectado en su tramitación, con el objetivo de que este centro sirva como centro de atracción de visitantes para Riglos y el resto de la Comarca.

El proyecto es una idea de la asociación Sargantana que presenta a la por entonces Adegasho, presidida por José Torralba. El proyecto es aceptado en dicha asociación, pero al pasarlo a proyecto constructivo se dispara por primera vez el presupuesto llegando a los 50 millones de pesetas. Entonces Sargantana dice que el centro sobrepasa su preparación técnica, pasndo este a ser liderado por la propia Adegasho. Sin embargo, a la hora de licitar la obra ésta sufre un importante desfase llegando a los 98 millones de euros. Sien embargo, ahora, las certificaciones de obras, sitúan el coste final del edificio en 150 millones de pesetas.

En todo lo dicho no habría problema si la tramitación se hubiera efectuado observando la normativa vigente, pero, según explica el Presidente de la Comisión de Turismo de la Hoya, Germán Sanromán, y corrobora el presidente de Adesho, Pedro Bergua, no hay documentación sobre las decisiones que hipotéticamente deberían haber tomado los órganos pertinentes, lo que supone una irregularidad manifiesta.

Sanromán llega a denunciar también que no hay constancia de los encargos de modificados a la empresa constructora que ejecutó el centro.

Tanto el Presidente de Adegasho como posteriormente el Presidente de Adesho, José Torralba y Juan Lino Lasierra, aseguran que todo se hizo según marca la ley.

Incluso Juan Lino Lasierra cuenta cómo tuvo que abrir a su nombre un prestamo personal para hacer frente a un pago de 30 millones de pesetas que entonces no podía asumir ni Adesho ni el Ayuntamiento de Riglos, sin embargo nunca lo había contado hasta ahora.

El presidente de Adesho, Pedro Bergua, quiere analizar la cuestión en positivo. Asegura que no quiere buscar responsables, al menos entre la clase política, otra cosa sería la tramitación que algunos técnicos llevaron a cabo.

Por ello, señala Bergua, no es hora de depurar responsabilidades de un centro mal gestionado, sino de encontrar soluciones y salidas a un proyecto que debe servir para potenciar la Hoya. Y en eso se está en la comarca y en Adesho.

Comentarios