La vanguardia del telón

Lorenzo Río

Con presupuesto completo, incompleto, con polémica en el mismo, sin ella, con carácter bienal o anual... lo cierto es que Huesca, tras ciertas dudas, vuelve a acoger la Feria de Teatro de Aragón que ya no es tal, porque ahora es Feria INTERNACIONAL de Teatro y DANZA, así con mayúsculas, porque es lo especial de esta edición. La Feria este año ha apostado por la transnacionalidad, y así se refleja en la procedencia de los más de 300 acreditados venidos de España, México, Argentina, Bolivia, Alemania, Gran Bretaña... de todos esos puntos han venido artistas, programadores y productores para comprobar qué ofrece esta Feria.

Y uno se pregunta si realmente somos lo suficientemente conscientes de lo ambicioso que es este proyecto, que ya no es tal proyecto, es una realidad que tiene ya 18 años de vida. Fíjense; tras una de las actuaciones nocturnas de esta Feria tuve la oportunidad de ?platicar? (lo digo así porque así lo decían ellos, eran latinoamericanos) con dos programadores, ambos venidos de puntos tan dispares y distantes a nuestra -en muchas ocasiones minusvalorada- Huesca como son Bolivia y Ecuador. Y ambos me explicaban lo encantados que estaban con la organización de la Feria y lo ambicioso de muchos de los espectáculos que se pueden contemplar aquí. Y eso que el espectáculo que acababan de ver no les había gustado mucho, pero del resto todo eran flores.

Sirva esta pequeña reflexión para que pensemos que esta Feria es algo suficientemente importante como para que todos pongamos de nuestra parte, y lograr que se vayan con una buena impresión de Huesca, de una ciudad que se mueve, y que cuando quiere es capaz de programar espectáculos tan vanguardistas y de nivel como esta Feria que ahora nos ocupa.

Comentarios