Cartas al director: Ni el perro del hortelano

Arancha García Carpintero, responsable provincial de CC.OO. Huesca

Hace casi un año que el sindicato UGT perdió la mayoría representativa en el sector de Limpieza, y está claro que todavía no ha sido capaz de encajarlo.

Lo demuestra su permanente insistencia por estar en los medios de comunicación criticando, ?aconsejando?, o diciendo sólo de ?boquilla? que apoyan cada una de las movilizaciones o actuaciones que se desarrollan desde CC.OO. con este colectivo; todo menos participando, que sería lo más correcto.

Además algunos de los responsables de UGT demuestran un empeño extraño, casi obsesivo hacia mi. Insultos, descréditos y manías personalizadas han sido permanentes en este periodo, insistiendo en que soy la dictadora sindicalista, inflexible, intolerante, ... la que en solitario tomo todas y cada una de las decisiones.

Pero para su desgracia, nada más lejos de la realidad. Con respecto a la intolerancia e inflexibilidad que me achacan; pues sí, intolerante e inflexible ante las injusticias, y por supuesto ante las actuaciones ilícitas que demasiadas veces observo. Y con respecto a la toma de decisiones, desde CC.OO. se cumple con la representación colectiva desde la participación y el respeto a las opiniones mayoritarias, y quizá por esa razón el sector de limpieza optó por votarnos, después de años de mayoría ugetistas, y después de la firma de un Convenio asumido desde la soledad mayoritaria: muy pocas trabajadoras lo apoyaban.

Lo más triste de todo es que la Patronal está encantada, manteniendo paralizado un Convenio desde hace año y medio, que recoge las peores condiciones laborales de la provincia.

Al final, y desde el principio, quienes pierden son las trabajadoras, un colectivo que está disgregado, y que todavía no se cree la fuerza que tiene desde su propio trabajo: limpiar es una de las labores imprescindibles, y la lucha colectiva el único

Comentarios