El Acuífero de Apiés incluido en el plan de actuación para zonas vulnerables

El Departamento de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha un programa de actuación para prevenir y reducir la contaminación causada por nitratos de origen agrario y ganadero en las denominadas zonas vulnerables. Este plan se ha dado a conocer durante el transcurso de una jornada técnica celebrada en el edificio Pignatelli de la DGA y ha incluido a seis zonas entre las que se encuentra el acuífero de Apiés.

Aragón cuenta con seis áreas declaradas por la Unión Europea como zonas vulnerables: Gallocanta; Jalón-Huerva; acuífero del Ebro III (aluviales del Bajo Arba, del Bajo Gállego y del Bajo Jalón); Singra-Alto Jiloca; zonas oeste y centro de acuífero de Apiés (Hoya de Huesca); y acuífero de Muel-Belchite.

Los agricultores y ganaderos de medio centenar de municipios de las tres provincias aragonesas incluidos en las denominadas zonas vulnerables deben cumplir una serie de restricciones sobre el abono nitrogenado para intentar corregir la contaminación de las aguas.

El director general de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, Francisco Gimeno, explicaba que "es necesario que agricultores y ganaderos tomen conciencia clara de la importancia social que tiene actuar adecuadamente en la necesidad de preservar la calidad de las aguas".

El programa de actuación puesto en marcha por el Ejecutivo autónomo establece restricciones sobre las cantidades de nitrógeno a aplicar como fertilizantes (minerales u orgánicos/estiércoles), una determinada distribución a lo largo del año, y una prohibición de aplicarlos en determinados momentos del año.

Además, el programa de actuación fija una serie de obligaciones como definir un plan de abonado y un control, parcela por parcela, de los aportes fertilizantes, que garanticen el cumplimiento de las pautas de abono establecidas. Asimismo, las explotaciones ganaderas deben disponer de un libro de control sobre la producción de sus estiércoles y todos los movimientos y destinos de los mismos.

Las restricciones y obligaciones que se establecen para cada zona vulnerable se basan en la aplicación de prácticas agronómicas correctas y son en realidad precisiones o ampliaciones de la norma de carácter general contenida en el Código de Buenas Prácticas Agrarias, que es de obligado cumplimiento en las zonas vulnerables.

Comentarios