Canfranc acogerá la presentación del documental “El tren de wolframio”

El director Ramón de Fontecha, ganador del Premio Goya 2002 al mejor corto documental, lleva a la 49 Semana Internacional de Cine de Valladolid su último trabajo, ?El tren del wolframio?, en el que cuestiona la neutralidad de España en la Segunda Guerra Mundial. El documental, que se estrenará el próximo 28 de octubre dentro de la sección ?Tiempo de Historia?, analiza el tráfico de wolframio español hacia Alemania durante la contienda y su influencia en la duración de la misma. Previamente, el próximo lunes día 25 se presentará este documental en el Ayuntamiento de Canfranc, a las siete de la tarde.

El relato de un ficticio ex agente de la inteligencia estadounidense, Thomas Belkin, sirve como hilo conductor de los diversos testimonios reunidos en el documental, de 75 minutos de duración. Belkin llega a España en los años 40 con la misión de investigar el uso de oro expoliado a los judíos por los alemanes para comprar wolframio.

Sus recuerdos comienzan en Canfranc, en la frontera pirenaica, cuya estación de ferrocarril contempla silenciosa el ir y venir de cientos de ciudadanos de distintas nacionalidades, pero también el paso de trenes con mercancías de contrabando. Los testigos de aquellos años rememoran el paso de cargamentos de oro. ?Cuando había un embarque de oro se hacía un pasillo de guardias civiles entre el vagón blindado donde se cargaba el oro para cargarlos en la caja del camión y los remolques?, recuerda Santiago Marraco, hijo de los dueños de la conocida Fonda Marraco.

El documental cuenta no sólo con la aportación de quienes vivieron los acontecimientos, sino también con una extensa nómina de historiadores, que destacan la importancia del wolframio en el desarrollo de la industria armamentística alemana y como empresas y algunos ciudadanos germanos ligados al régimen nazi fueron los encargados, con la connivencia del régimen franquista, de la puesta en marcha y la explotación de las minas ubicadas en territorio español, gallego y leonés principalmente. ?El imperio económico alemán en España era brutal, eran trescientas cincuenta empresas englobadas en una especie de holding llamado Sofindus?, relata el periodista José María Irujo en la película. ?Las empresas de wolframio que se dedicaron a la exportación, una parte sustancia de ellas eran, no oficialmente, pero sí en la práctica, de titularidad alemana?, apunta el historiador Enrique Moradiellos.

El Madrid de la posguerra también es retratado en el documental, que recorre además los lugares de la geografía española donde se encontraban las minas de wolframio que abastecían a la industria armamentística alemana.

Ramón de Fontecha trabaja en la Agencia EFE Televisión desde hace 15 años y ha realizado cortos documentales como Túnel número 20, Coartada Perfecta

Comentarios