La ley de transplantes cumple 25 años con una reducción de las negativas familiares ante la donación

Reducir hasta el 15-17% las negativas familiares para conseguir el máximo de donaciones posible es uno de los principales objetivos del Gobierno de Aragón, que este miércoles se ha sumado a los actos organizados por el Ministerio de Sanidad y Consumo con motivo de la celebración del vigesimoquinto aniversario de la promulgación de la Ley reguladora de la extracción y trasplante de órganos. La conmemoración se produce cuando este índice de negativas se ha reducido notablemente desde el 25% registrado en 2003 al 20% notificado hasta la fecha en el presente ejercicio.

En este sentido, la consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, acompañada por el juez decano de Zaragoza, Mauricio Manuel Murillo, y por el coordinador autonómico de trasplantes, José Ignacio Sánchez-Miret, ha destacado que los trasplantes son el "único procedimiento médico que se basa en la concienciación y generosidad de la sociedad", y ha reclamado el apoyo de las familias cuando se encuentran ante la decisión de donar o no. Para el juez decano, "las personas que donan nunca se arrepienten" de haberlo hecho, mientras que quienes deciden no hacerlo siempre se quedan con la duda.

En el mismo tono se han manifestado tres de los primeros pacientes que recibieron en nuestra comunidad autónoma un trasplante de riñón, hígado y corazón, Manuel Liébana, Luis Marco y María Pilar Sola, respectivamente, quienes han coincidido en que "nunca nos habíamos planteado la cuestión de la donación hasta que la necesitamos", por lo que pidieron a los aragoneses que se informen, que hablen de ello con sus familias y que, siempre que así lo decidan, dejen constancia escrita de su opción.

Aragón puso en marcha el programa de trasplante renal en 1986, el de trasplante hepático en 1998 y el de trasplante cardiaco en 1999. Hasta la fecha se han llevado a cabo más de 700 implantes de riñón, casi 200 de hígado y 47 de corazón.

La tasa de donación de órganos en nuestra comunidad autónoma se sitúa en 30 por millón, lo que ha hecho posible que el trasplante hepático en Aragón presente el menor tiempo de espera de todo el Estado, tal y como ha indicado la consejera. A fecha de hoy, según ha informado Sánchez-Miret, cuatro personas esperan en Aragón un trasplante hepático, otras cuatro uno cardiaco, y entre 50-80 pacientes uno renal.

Comentarios