Alrededor de 1.200 números de tarificación adicional han sido fraudulentos en 2003

El director general de Consumo, Ángel Luis Monge, ha presentado este miércoles el Aula de Consumo, dentro de la cual se han abordado los servicios de tarificación adicional, unos de los más conflictivos dado el gran número de fraudes que se producen al año. Durante 2003, 6.000 denuncias han sido atendidas y 1.217 números han sido cortados en todo el país, según informa Aragón Press.

El director general de Consumo, Ángel Luis Monge, ha presentado el Aula de Consumo, cuya programación tiene como objetivo, ?promover la actualización permanente de los diferentes asuntos y profundizar en el conocimiento de los profesionales y de todos aquellos usuarios que estén interesados?.

El aspecto abordado ha sido el de los servicios de tarificación adicional. Según el presidente de la Comisión Permanente de Supervisión de los Servicios de Tarificación Adicional, Nelson Castro, se trata de ?uno de los aspectos más conflictivos que hay en este momento en relación con las telecomunicaciones, dada la gran cantidad de fraudes que se producen en este sector?.

Los servicios de tarificación adicional son aquellos que, a través de la marcación de un determinado código, conllevan una retribución específica y añadida al coste del servicio telefónico. Entre los más conocidos, destacan los 806, 803 y 807, destinados a ocio y entretenimiento, a servicios exclusivos para adultos y a servicios profesionales, respectivamente.

Según Castro, algunos de los fraudes más comunes son ?la dilación, las ofertas comerciales engañosas o supuestos premios previa marcación de un 80X?. En estos casos, es importante que los usuarios sepan que tienen garantías, como exigir a su operador su derecho de desconexión de este tipo de servicios?, ha explicado el presidente. ?Los operadores tienen la obligación de desconectar en un plazo de 10 días. En caso contrario, el operador sería el responsable de lo que hubiera facturado con posterioridad a los 10 días?, ha añadido el presidente.

?En el supuesto de haber sido fraudulentamente engañados, los usuarios pueden dirigirse a su operador, pedir la factura y no pagar lo que se refiere a los servicios de comunicación e información, aunque tenga que pagar lo que es el servicio de soporte?, ha asegurado Castro.

?Durante el año 2003, la comisión permanente ha recibido 6.000 denuncias, que correspondían al análisis de 2.600 números, de los cuales, unos 1.217 han sido cortados en todo el año?, ha indicado Castro.

Según lo dispuesto en el código de conducta de la comisión, el prestador del servicio tiene obligaciones como ?especificar claramente la información relativa al precio, de forma perceptible por los usuarios?. Además debe señalar el tipo de servicio y quién lo presta.

?Aquellas personas que hayan sufrido engaños, pueden dirigirse a las organizaciones de consumidores y recurrir a la comisión de supervisión para que analice si incumple alguna de las condiciones del código de conducta?, ha señalado el presidente.

Comentarios