Luis Lles “ha sido la edición más completa y mejor de Periferias”

2004110202 periferias MOONDOG baja.jpg

La Compagnie Gambit puso el broche de oro a una edición de Periferias que ha conseguido su objetivo: convertir Huesca en un «Mundo Raro», muy raro. Durante once días, los oscenses y los visitantes ?muchos de ellos incondicionales de Periferias? han podido asistir a espectáculos y exposiciones de muy alta calidad artística, han descubierto nuevas propuestas y se han codeado con consolidados artistas de la poesía, la música, las artes plásticas y la danza. Para la organización, la quinta edición ha sido la que mejor retrata el espíritu de este festival oscense: un festival intenso, original, excéntrico y con una calidad artística de altísimo nivel.

Hay varios acontecimientos que han destacado sobre los demás, bien por la afluencia de público, por la calidad de los contenidos o por el magnífico ambiente que se creó a su alrededor. Entre estos, el encuentro con Leopoldo María Panero, el ciclo de cine de Herzog, la noche de ¡Vuelve el Tránsito! y la de Monsters of Hip Hop fueron los que contaron con mayor afluencia de público; artísticamente, la ultima noche ?Bizarre Reaction? fue una de las que dejaron mejor sabor de boca, con un cóctel de creatividad difícil de olvidar para todos los presentes; en cuanto al ambiente que se ha vivido durante los once días y, especialmente, durante los dos fines de semana, ha respondido perfectamente al lema de esta edición, «Mundo Raro».

Luis Lles, director artístico del festival, afirma que se trata de «la edición más completa y mejor de toda la historia de Periferias», la que mejor ha respondido al espíritu del festival que organiza el Ayuntamiento de Huesca y la que más acorde ha estado con su tema central, el «Mundo Raro». En especial, Lles destaca la última noche, la fiesta Bizarre Reaction, como la que mejor resume lo que es Periferias: «la originalidad naïf de Der Plan, la intensidad volcánica de Lydia Lunch, el divertidísimo y cómplice del público Mocky y el delirante dj Aï fueron los protagonistas de una noche que fue la rúbrica perfecta para una edición de auténtico lujo», afirma Lles.

Durante el último fin de semana, los homenajes a Moondog, el sábado, y a Frank Zappa, el domingo, llenaron el teatro del Centro Cultural del Matadero, sorprendiendo a los presentes con muy buena acústica y una calidad excepcional. La mezcla de sonidos medievales y minimalistas de la Moondog Snaketime Orchestra dejó boquiabierta a la audiencia; después, el teatral Nova Huta arrancó más de una carcajada, y para concluir el original homenaje a Moondog, el saxofonista Evan Parker cautivó al público con su respiración circular.

En el homenaje a Frank Zappa, el teatro estuvo muy concurrido. Los «zappófilos» se deleitaron con el potente «Kingteto», una formación oscense, con componentes de Chanela, que versioneó al genio con sus guitarras y su percusión flamenca. Después, Malcolm Scarpa presentó con su grupo su último cedé «Las cosas cambian» y continuó incluyendo algunos temas de Zappa y, para terminar, el grupo mallorquín Crosstown Traffic, desplegó un poderoso directo para rendirse a los pies del que ellos llamaban «el del bigote».

Fue un precalentamiento perfecto para lo que llegaba a las 22.30 a la Plaza de toros: Bizarre Reaction, una apasionante velada musical que incomprensiblemente fue la que menos público congregó. El lunes, la Compagnie Gambit echó el telón de la mejor edición de Periferias, con su «Petit Monde». Una doble representación atendió al público familiar, a las 12 horas, y al público adulto, a las 20 horas.

Periferias se ha consolidado como un festival único en todo el país, no por su tamaño o su envergadura, sino por su excepcionalidad, su eclecticismo, heterogeneidad y su alta calidad. Así lo corroboran las crónicas de los numerosos críticos musicales que se han desplazado a Huesca con motivo de Periferias, en una edición que ha contado con una notable cobertura por parte de los diarios de tirada nacional.

Comentarios