La D.G.A. adquiere los terrenos del cuartel General Ricardos de Barbastro

2004110403 Cuartel Gral Ricardos.jpg

El Consejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón, Javier Velasco, ha cerrado con el Ministerio de Defensa la compra de los terrenos del acuartelamiento General Ricardos de Barbastro. La operación se cerraba en una reunión a la que asistían responsables de la Consejería y del Ministerio. El coste económico de la operación podría ascender a más de tres millones de euros.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, se muestra satisfecho tras conocer la noticia de la adquisición de los terrenos del cuartel. Cosculluela explica que ahora se dispone de un espacio muy amplio que puede paliar la necesidad de viviendas de promoción pública en Barbastro.

Después de varios años de negociaciones y contenciosos termina el capítulo del cuartel de Barbastro que fue cerrado definitivamente en el año 1996. El ayuntamiento de Barbastro, desde el año 2000, ha intentado conseguir la reversión de los terrenos mediante diversas negociaciones con el Ministerio de Defensa que no fructificaron. La vía judicial tampoco fue favorable al ayuntamiento, puesto que tanto el Tribunal Superior de Justicia de Aragón como el Tribunal Supremo dieron la razón a Defensa. La corporación barbastrense siempre alegaba que los terrenos fueron donados en su momento para uso militar y cuando dejaran de cumplir esta función tenían que ser devueltos.

El ayuntamiento de Barbastro había adoptado un acuerdo mediante un proyecto en el que se incluye la construcción de 300 viviendas, zonas verdes y la creación de un polígono limpio. Cosculluela piensa que ahora es el momento para terminar de definir el proyecto con el Gobierno de Aragón.

El alcalde de Barbastro considera que la compra de los terrenos del cuartel General Ricardos por parte de la Diputación General de Aragón cierra una etapa y abre otra con grandes expectativas para el desarrollo y el futuro de la ciudad de Barbastro. Antonio Cosculluela agradece la gestión realizada por el Gobierno de Aragón.

Comentarios