Cartas al director: Ajuste de cuentas

Rodolfo Aínsa, Senador del PP por el Alto Aragón

Los Presupuestos Generales del Estado para 2005 ?la ley más importante de cada año- se debaten ya en comisión en el Congreso de los Diputados tras pasar, por la mínima, las 5 enmiendas a la totalidad de PP, CiU, PNV, BNGa y EA. Izquierda Unida ?se tapó la nariz? al votar que sí y ERC retiró su veto al día siguiente de presentar otra enmienda en la fecha límite. ¿Por qué? El vicepresidente Pedro Solbes no supo contestar a la pregunta que le formuló Mariano Rajoy argumentando que la respuesta la conoce únicamente el Grupo Parlamentario Socialista. El chantaje está en marcha. ¿Cuál es el precio del ajuste? No menos de 400 millones de Euros como ?reasignación de partidas?.

Lo que acabamos de saber es que Alfredo Pérez Rubalcaba ha conseguido un acuerdo político con sus socios, Llamazares y Carod Rovira para ?inyectar oxígeno político?, ejercicio a ejercicio, a ZP, aunque lo hayan disfrazado diciendo que ?se acentúa el gasto social?. No estamos, pues, ante unos presupuestos generales sino partidistas. Del tripartito en pleno. De otra forma, no se entenderían los recortes que se han efectuado especialmente, a las CCAA del PP: Galicia ?adiós al Plan diseñado por Rato- y Castilla y León, Valencia y Baleares son las más castigadas junto a Aragón. Como representante oscense en la Cámara Alta, tengo la obligación de denunciar la pasividad cómplice del Gobierno de la Diputación General y el deber de poner al descubierto la discriminación de la que somos objeto los aragoneses.

El presidente de la Diputación General es capaz de dialogar, llegado el caso, con Osama Bin Laden para entregarle en bandeja de plata las cabezas cortadas del escudo de Aragón ??no se pierde nada; hay que reflexionar y no es un planteamiento cerrado?, ha dicho Marcelino Iglesias; lo que debería hacer es enfrentarse al Ejecutivo de la Nación y salir a la calle, pancarta en mano, para reivindicar los más de 1.200 millones de euros que Bruselas ha bloqueado porque el plan alternativo de las desaladoras, auspiciado por la ministra Cristina Narbona, no es técnicamente viable. Aragón es el gran pagano de esta irresponsabilidad socialista. El parón hidrológico nos costará trescientos millones el próximo año y casi 10.000 puestos de trabajo. Y a eso le llaman progresismo.

Estos presupuestos nacen con chapapote en las alas. No se pueden presentar unas cuentas con un precio del barril a 35 dólares cuando sobrepasa los 50. La comisión Europea ya ha advertido de la pérdida de competitividad, del endeudamiento y de la rebaja de previsiones del 3 hasta el 2,3 por 100. Y con ese panorama, la creación de empleo es una quimera. La confianza empresarial ya se esta resintiendo. El seísmo de Repsol planea sobre Telefónica. Más intervencionismo; más gasto. Socialismo felipista puro y duro.

Los resultados los descubriremos en primavera cuando los pactos opacos denunciados por nuestro presidente Mariano Rajoy en las enmiendas a la totalidad, ? ?son unas cuentas del Estado para la manipulación y el engaño?- comiencen a llegar a las provincias. No hay transparencia si no propaganda. Lo que el Ejecutivo ?vende? como apuestas en vivienda, educación e I+D es sólo ingeniería contable. Estos discípulos de Solchaga están aprovechándose de la herencia recibida por los gobiernos Aznar donde el rigor presupuestario y el déficit cero permitieron crecer, repartir y lo más progresista: crear empleo ocho años consecutivos. ¿Cuánto van a costar los vetos del PNV, CiU y Entesa en el Senado? No queremos un ajuste de cuentas, tan sólo que las cuentas ajusten. Los socialistas, desde el 82, han hispanizado la vida; es decir, han derrochado a manos llenas los dineros públicos. El veto del PP a los PGE/2005 en la Cámara Alta no se negocia. Democracia, es hoy más que nunca, saber donde va cada céntimo del contribuyente. Y los populares nunca hemos roto ese contrato con los ciudadanos. Ni antes en el poder ni ahora en la oposición.

Comentarios