Los testigos de la agresión a los dos policías locales tendrán que declarar ante el juez

El juez dictaminaba semanas atrás que finalmente el incidente ocurrido el pasado 29 de septiembre en la plaza de Alfonso el Batallador de Huesca entre un comerciante y dos agentes de la Policía Local vaya por la vía penal y no se instruya como un juicio de faltas. De esta manera los juzgados han aprobado el recurso presentado por el abogado de los policías, que entiende el caso como un delito de atentado a la autoridad.

Ahora se van a abrir las diligencias previas y los abogados llamarán a declarar a sus testigos. Además se está llevando un seguimiento de cómo evolucionas la lesiones que sufrieron los policías locales. Y es que esta vía va a suponer una investigación más a fondo de los hechos.

Para que se catalogue el caso de atentado son necesarios tres requisitos. Que el sujeto del mismo sea agente de la ley, que se produzca en el ejercicio de sus funciones ?legal y conforme a derecho? y que suponga un acometimiento por empleo de la fuerza, intimidación grave o resistencia grave y que haya habido intención de causarlos.

Los hechos, según recoge el atestado policial, narran que el hostelero propinó varios puñetazos a los agentes tras una discusión que mantuvieron cuando los policías iban a multar a su vehículo por un estacionamiento indebido. Antes de ser detenido, el presunto agresor fue reducido con la colaboración de siete agentes municipales que se desplazaron al lugar de los hechos, la Plaza Alfonso El Batallador.

La detención del hostelero provocó al día siguiente una concentración de vecinos en el tubo para mostrar el rechazo a la actuación policial que calificaron de ?desmesurada?.

Tras la concentración, los vecinos admitieron que el detenido fue el que inició la agresión a los policías, pero nuevamente denunciaron que las formas que se emplearon para su detención fueron de una fuerza ?desproporcionada

Comentarios