Llamada a la reflexión

Ana Sánchez Borroy

Durante el Congreso de Intervención Psicosocial en Emergencias y Catástrofes, el director de la Unidad de Investigación de Psiquiatría del Hospital de Bellevue de Nueva York, Antonio Abad, explicó un estudio elaborado tras los atentados del 11 de septiembre demuestra que las personas que vieron más imágenes de la tragedia a través de los medios de comunicación han sufrido más trastornos mentales.

Imágenes de las torres gemelas derrumbándose, de víctimas arrojándose por las ventanas desesperadas, de supervivientes saliendo de los escombros, del avión impactando una y otra vez... Como si de un medicamento se tratara, todas esas imágenes tienen efectos secundarios; mucho más graves que los del paracetamol.

Antonio Abad pedía reflexión a los medios de comunicación, un esfuerzo mayor por intentar compaginar el derecho a la información con los límites saludables para nuestras audiencias. No piensen que Antonio Abad se ha mostrado excesivamente crítico con los medios; junto con esta llamada a la reflexión, el psiquiatra neoyorkino también subrayó en su ponencia los efectos beneficiosos de los medios de comunicación, como método educativo y también como vía de expresión del drama. Según Abad, esa expresión dramática puede ser el primer paso en el camino de la asimilación de una tragedia.

Sin embargo, estas líneas quieren ir más allá. Si las imágenes son duras para quienes las están viendo desde sus casas a través de la televisión, imaginen lo dura que tiene que ser la experiencia para quien las está grabando, para quien oye los gritos directamente de las gargantas, para quien huele el humo, para quien ese día no le apetece trabajar contando nada a nadie.

En el congreso, se ha hablado del papel que juegan los medios de comunicación, se ha hablado de extender la atención psicosocial no sólo a víctimas, sino también a familiares, conocidos, personal sanitario... Pues bien, los periodistas, los cámaras, los técnicos de sonido, los fotógrafos, los productores, los realizadores también.

Comentarios