Para llegar al Santo del Roldán, mucho asfalto y pocas señales

2004110808 salto roldan.JPG

El Salto del Roldán, compuesto por las peñas San Miguel y Men a las que separa el río Flúmen es uno de los emblemas de la ciudad de Huesca, y un buen lugar para visitar. Sin embargo, acceder a la Peña de San Miguel puede resultar harto complicado por la ausencia de señalización.

El nombre de ?Salto del Roldán? con el que se denomina a este conjunto viene dado por una leyenda medieval según la cual el noble francés Roldán, montado en su caballo, saltó de una peña a otra para huir de sus enemigos.

Para acceder a la Peña de San Miguel es necesario ascender por la carretera que nos conduce de Apiés a Sabayés, justo antes de llegar a la localidad de Sabayés hay un desvío hacia Santa Eulalia que debemos tomar para llegar a la peña. Pasada esta población continúa la carretera asfaltada recientemente, hasta llegar a la misma, donde se puede situar el vehículo para ascender a pie y poder admirar las increíbles vistas y los buitres que planean por encima de la roca.

Un lugar digno de ser visitado por oscenses y turistas dado su gran interés cultural y natural, ya que en este paraje repleto de especies botánicas autóctonas y de rapaces de gran interés como el buitre leonado, se encuentran los restos arqueológicos del castillo de Tan Wa Man, ya mencionado en época árabe, que se sitúa en la cima de la peña de San Miguel y al que se puede acceder mediante unas clavijas dispuestos para la ascensión a la roca.

Ni en Apiés, ni en Sabayés, ni en Santa Eulalia , ni en todo este recorrido hay ninguna señal de tráfico que avise de la ruta a seguir para llegar a la Peña de San Miguel.

Comentarios