El desalojo de la casa de la Costanilla de Arnedo ya se había producido el año pasado

2004110909 Casa hecha polvo.jpg

Los afectados por el desalojo de la casa situada en la Costanilla de Arrendó se quejan de que no es la primera vez que esto sucede, ya el año pasado estuvieron tres días fuera de su hogar por la misma causa. Quieren volver a sus casas, pero tienen miedo. Piden soluciones ya.

A primera hora de la tarde de este lunes, los bomberos de Huesca desalojaban a tres familias de sus viviendas, ubicadas en los números 17 y 19 de la costanilla de Arnedo. Las obras que se están llevando a cabo en el solar contiguo del Círculo Católico han afectado a un muro de obra antiguo, que se consideraba totalmente consolidado, y que ejercía de medianil con la fachada del número 17.

Durante la mañana del lunes, los trabajadores podían comprobar cómo ese muro se venía abajo, comenzando además a salir agua y barro. Bajo la vivienda quedaba un hueco, que provocaba una gran grieta en la fachada, con lo que se llegaba a temer que los edificios también se acabaran cayendo, por lo que se realizó el desalojo. Los afectados se quejaban de que no era esta la primera vez

Los técnicos de la obra ordenaban realizar un apuntalamiento y rellenar con hormigón. Mientras se fragua, en unas 24 horas, se decidía que las familias ocupantes de estos inmuebles fuesen desalojadas temporalmente, trasladándolas a dos hostales de la ciudad. En total se trata de 11 personas, pasaron la noche fuera de sus casas.

Este martes, el arquitecto municipal y el aparejador del ayuntamiento conjuntamente con el jefe de bomberos se han acercado a comprobar si las medidas que se han tomado para evitar mayores daños en las viviendas son eficaces. De momento los afectados no van a poder ocupar sus viviendas, se va a proceder a una consolidación del muro y en unos días, según se desarrolle la consolidación y si no surgen más contratiempos podrán volver a su casa. Sin embargo los afectados tienen miedo y piden seguridad.

No quieren vivir en hostales ni comer en el Comedor para transeúntes como se les ha sugerido, tienen niños pequeños, incluso un bebé y quieren seguridad y tranquilidad. Quieren volver a sus casas con la seguridad de que esta situación no se va a repetir.

Comentarios