El campus de Huesca pierde este curso menos alumnos que el conjunto de la UZ

2004111010 pilar bolea.JPG

Una vez ya cerrados todos los plazos de matriculación de los distintos centros de la Universidad de Zaragoza, y pasados casi dos meses del inicio del curso, hay que mirar ahora hacia los índices de matriculación. En los últimos años, el descenso de alumnos ha sido generalizado en los cuatro campus, y este año lo ha vuelto a ser. Sin embargo, este curso nos deja el dato positivo de que el campus de Huesca ha perdido menos alumnos que toda la UZ en su conjunto.

En las primeras estimaciones que se hacían semanas atrás, la vicerrectora del campus oscense, Pilar Bolea, auguraba que este curso Huesca iba a conseguir mantenerse en torno a los 3.000 alumnos del pasado año. Pronosticaba un descenso mínimo próximo al 5%, pero los datos aportados ahora revelan que ese descenso incluso ha sido menor: tan sólo un 3%, por debajo del conjunto de la Universidad de Zaragoza que ha perdido un cinco por ciento de sus alumnos. Según Pilar Bolea esto es debido al descenso de la natalidad de los años 80 que se está dejando notar en las actuales generaciones, y al auge que existe en los estudios de formación profesional.

Es un dato positivo frente al descenso generalizado que se está constatando en el alumnado universitario español y, por supuesto, aragonés. Este año se partía con la intención de mantener el número de alumnos en un campus que ha visto como en los últimos 6 años perdía una cuarta parte de sus estudiantes. Sirva el dato de que en el curso 1997/1998 el campus oscense contaba con 4.055 estudiantes, frente a los 2.979 del pasado 2003/2004, es decir, en los últimos 6 años se han perdido más de 1.000 estudiantes, una cuarta parte de los alumnos del campus.

Por carreras, este curso hay estudios que cubrían sus plazas antes de la convocatoria de septiembre y creaban largas listas de espera. Son las de Medicina, Enfermería, Ciencias de la actividad Física y el Deporte y la diplomatura de Nutrición Humana y Dietética. También las especialidades de Maestro en Educación Física, en Primaria y en Infantil. Sin embargo, las grandes perjudicadas este curso vuelven a ser las carreras humanísticas. La licenciatura en Humanidades este año aporta datos muy preocupantes: en el campus de Teruel, por ejemplo, sólo hay un alumno matriculado, en el de Huesca 9, y en el de Zaragoza 8.

Por ello, los vicerrectores de los tres campus donde se imparten estos estudios hablan de hacer un replanteamiento de las carreras que se imparten, vista la preferencia que existe ya desde hace un tiempo hacia otras carreras de letras o de ciencias, y que no son de la rama humanística.

Además de los preocupantes datos de Humanidades, este curso quedaban también plazas vacantes en Empresariales, Gestión y Administración Pública y Relaciones Laborales de la escuela Universitaria de Empresariales, además de haberlas en los estudios de Ingeniería Técnica Industrial en Química, de Ingeniería Técnica Agrícola y en el segundo ciclo de Agrónomos de la Escuela Politécnica Superior.

Comentarios