Alfonso Milián considera correctas las actuaciones realizadas en torno a la devolución del patrimonio aragonés

2004111111 Palacio Episcopal.jpg

El nuevo Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Monseñor Alfonso Milián, quién tomará posesión de su cargo el próximo mes de diciembre, ha manifestado su satisfacción por el trabajo desarrollado por los Obispos Ambrosio Echevarría y Juan José Omella, en relación a la actualización de los límites eclesiásticos y la devolución de los bienes pertenecientes a las parroquias aragonesas, que en la actualidad se encuentran en depósito en la Diócesis de Lérida. Un asunto que Milián, actual Obispo Auxiliar de Zaragoza, considera ?se ha enfocado en una buena dirección que, sin duda, ayudará a su pronta resolución?.

El pasado mes de septiembre el Nuncio Apostólico en España, Manuel Monteiro, solicitaba a la Santa Sede instrucciones sobre la ejecución del Decreto que obligaría a la Diócesis de Lérida a la devolución de los bienes artísticos a las parroquias de la Diócesis Barbastro-Monzón, al entender que la comisión que inició los trabajos en 2001 no ha avanzado todo lo deseado.

A la espera del nombramiento por parte de la Santa Sede de un posible ejecutor que determine y decida qué bienes pertenecen a una Diócesis o a otra, Milián manifiesta que ésta es la medida que ayudaría a poner fin al ?conflicto?.Así mismo, considera que ?hay buena voluntad por parte de todos para que este tema se solucione en un plazo prudencial?.

El nombramiento de Alfonso Milián como máximo responsable de la Diócesis Barbastro-Monzón supone un paso más hacia la resolución del problema del patrimonio eclesiástico perteneciente a las parroquias altoaragonesas. Pedro Escartín, que ha ocupado durante estos meses el cargo de Administrador Diocesano de Barbastro-Monzón, no duda en que ?una vez ocupada la vacante dejada por Monseñor Juan José Omella, ?continuará el proceso que esperamos tenga una feliz resolución?.

Comentarios