Movimientos en la zona verde objeto de conflicto entre el Ayuntamiento de Monzón y Magdalenas Heras

Una excavadora en la zona verde, que Magdalenas Heras tenía que haber ejecutado y cedido al Ayuntamiento de Monzón, es el primer movimiento apreciable en el camino hacia el cumplimiento de la empresa repostera. Aunque no hay declaraciones oficiales desde la empresa, sobre la que pesa un decreto cautelar de cese de la actividad, si que ha podido saber esta redacción que las obras corresponden a la zona verde objeto de conflicto.

Recordar que en junio, el ayuntamiento de Monzón incoa un expediente de cierre de actividad sobre las dos fábricas de Magdalenas Heras, la empresa amenaza entonces con un expediente de regulación para la plantilla ( 70 trabajadores), interviene el consejero de Industria con el que se pacta un plazo de cuatro meses para ejecutar la zona verde y cederla al ayuntamiento y legalizar la actividad. Transcurre el plazo y no se hace nada ni se tramita. El ayuntamiento pasa la comprobación de la nueva fábrica y descubre una tercera línea de producción sin declarar. Ello tras un nuevo informe jurídico hace que el Ayuntamiento de Monzón continúe con el expediente paralizado y decida el cese cautelar de la actividad en el plazo de diez días. En este plazo la empresa podrá deshacerse de los materiales perecederos, si no lo hace será la Guardia Civil la que la clausure hasta que el empresario legalice la empresa y volverá la actividad, si cumple con la ley.

Desde el Ayuntamiento, que por el momento no se pronuncia oficialmente, se recuerda que sólo los hechos pueden hacer algo, ya que como indicó la concejal de Urbanismo la corporación va a actuar con firmeza, pero con flexibilidad. Al margen de la zona verde está el expediente de la legalización que afecta a la empresa.

Comentarios