La DGA construirá en el Somontano cinco estaciones de depuración de aguas residuales

El Instituto Aragonés del Agua invertirá en la comarca del Somontano dentro del Plan Especial de Depuración cinco estaciones de depuración de aguas residuales, cuyas acciones se desarrollarán en las poblaciones de Berbegal, Estadilla, El Grado, Peralta de Alcofea y Salas Altas. También está prevista la colocación de un colector desde Salas Bajas a Salas Altas. El Gobierno de Aragón ya cuenta con el anteproyecto de estas depuradoras, cuyas obras saldrá a concurso en los próximos meses.

Aunque la depuración de aguas es competencia municipal, el Gobierno de Aragón ha decidido afrontar esta inversión, de forma que los ayuntamientos sólo deberán aportar el terreno en el que se construirán. El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha señalado que gracias a estas depuradoras los ríos de la comarca experimentarán una importante mejora en su calidad ambiental, lo que repercutirá en beneficio de todos los ciudadanos y en el desarrollo sostenible del territorio. La mejora ambiental de los ríos y la adecuada gestión del agua en Aragón son dos objetivos fundamentales, afirma Boné.

Estas obras se enmarcan dentro del Plan Especial de Depuración que está impulsando el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés del Agua, de cuya ejecución se encarga la empresa pública SODEMASA. Un Plan que permitirá a nuestra comunidad situarse a la vanguardia en el cumplimiento de las directivas europeas sobre calidad del agua. Una importante inversión de la que se beneficiarán 176 poblaciones que todavía no disponían de estación depuradora.

Estas obras permitirán avanzar hacia el cumplimiento de las nuevas directivas europeas, que obligan a que antes del año 2015 todas las aguas residuales de la Unión Europea estén depuradas. Actuaciones que se suman a las depuradoras que ya están en servicio, junto las once que están en construcción en localidades con más de mil habitantes, y las 31 que se están acometiendo en localidades con menos de mil habitantes, gracias a las subvenciones del Instituto Aragonés del Agua. Con este nuevo Plan Especial, Aragón depurará el 90% de sus aguas residuales, frente al 60 % actual.

El canon de saneamiento, un tributo ecológico

Depurar todas las aguas residuales de Aragón supone un gran esfuerzo económico, dada la dispersión geográfica de las poblaciones, la baja densidad demográfica y el gran número de localidades con bajo censo. Sin embargo, el Departamento de Medio Ambiente, recogiendo el sentir de los aragoneses, ?entiende que la calidad de las aguas y la conservación de los ríos son una prioridad no sólo para la sostenibilidad del medio natural, sino también para asegurar la calidad de vida en un territorio donde el agua es un bien tan preciado?.

El esfuerzo económico que cuesta depurar las aguas se reparte de manera solidaria con el Canon de Saneamiento, que tiene una tarifa única para todo Aragón (con dos tipos: uso doméstico e industrial). El precio único garantiza que las poblaciones pequeñas puedan hacer frente a la construcción y mantenimiento de las instalaciones.

Comentarios