El Coro de la Fundación “Música para salvar vidas” actuará el 4 de diciembre en Jaca

La Fundación ?Música para salvar vidas? ha constituido un coro de niños, que están de gira por España, con el objetivo de darse a conocer y recaudar fondos para los niños africanos. Este coro lo constituyen niños huérfanos de Uganda y Ruanda, todos ellos víctimas de algún modo de las múltiples guerras que estos países sufren de forma continúa. Actuarán en Jaca el día 4 de diciembre en el Palacio de Congresos, a las diez y media de la noche.

El Coro de niños africanos está formado por treinta niños que a pesar de las crueldades que han rodeado sus vidas vibran de alegría, de energía y de ilusión. Estos niños están recaudando dinero para sus compañeros en África, para la Fundación de Ray Barnett, MUSIC FOR LIFE que está creando en distintas zonas de África colegios y centros de formación.

Ray Barnett, un día, movido por un programa de la BBC sobre lo que ocurre en Uganda y Ruanda, vio a unos niños cantando. Inmerso en un proyecto de voluntariado se marchó a Uganda, dedicando su vida a intentar compensar los horrores del régimen sangriento de Idi Amin Dadda. Pensó que la mejor manera de ayudar a estos niños sería de darles una formación, para que sumando su energía y su determinación a una ayuda del mundo occidental, pudieran ayudar a sus hermanos y amigos y pudieran devolver esta ayuda dentro de sus comunidades. Por ello, formó coros de niños que cantan ahora en distintos países occidentales. Gracias a esta fundación han conseguido ya grandes cosas, varios de los niños que han cantado en coros son hoy en día médicos y están trabajando allí en Africa en los proyectos para erradicar el Sida. En cuanto un niño está seleccionado en el coro, la Fundación se compromete a seguir su educación hasta que sea capaz de ayudar a los suyos en Africa. Music for Life (Música para salvar vidas) se responsabiliza de 6.000 niños en Africa del Este a través de sus programas de colegios, centros de formación y programas subvencionados por los coros.

El concierto que hacen esta dividido en dos partes, donde cantan y bailan a la vez . La primera parte arranca con una danza espectacular de Ruanda con lanzas y grandes saltos. La actuación desprende alegría y vitalidad. Estos niños tienen gracia, pero al mismo tiempo son extremadamente profesionales. La disciplina que tienen deja asombrado a todo el que les rodea. La coreógrafa (Jemaihma) es de Uganda y lleva ocho años trabajando con los distintos coros de la Fundación. Estos niños han actuado en grandes proyectos como el Foro Internacional de Ámsterdam, un macro espectáculo para Nelson Mandela en África del Sur, etc.. El espectáculo que montan es digno de las grandes producciones. La progresión de la actuación que va mezclando canto y baile, así como intervenciones de ellos mismos es brillante. Al final del concierto toda la sala quiere bailar con ellos.

Comentarios