Cartas al director: Manifiesto 25 de noviembre, día Internacional contra la violencia de género

Foro municipal de mujeres de Huesca

Este 25 de Noviembre, millones de mujeres en el mundo se movilizan como nosotras y nosotros, se ponen en pie y manifiestan que rechazan un mundo donde las mujeres, por el hecho de ser mujeres, son violentadas y agredidas a diario por hombres que no nos consideran, que arremeten contra nuestra dignidad, nuestros derechos, nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Hoy, 25 de noviembre, hemos de recordar a 94 mujeres, que con Qombres y apellidos han perdido la vida a manos de sus parejas o exparejas en este país. También a todas aquellas de nosotras que viven con la amenaza diaria y en una situación de "secuestro" efectivo, afectivo y social.

Hoy, 25 de noviembre, y todos los días del año quienes nos hemos sentido convocadas y convocados en este plaza, decimos que esta situación nos agrede, nos es propia, porque nos afecta directamente, la sentimos en nuestras propias relaciones y deseamos cambiar con nuestras actitudes un modelo cultural que enclaustra a mujeres ya hombres en unos modelos de masculinidad y feminidad que nos impiden respirar con libertad y que motiva una espiral de violencia que no encuentra límite ni sosiego.

Estamos dispuestas y dispuestos a hacer una revisión personal de nuestras relaciones como hombres y mujeres, entre hombres y mujeres, en la variedad afectiva que la vida nos ofrece y consideramos que ésta es una inexcusable contribución a que la violencia contra las mujeres, entre la que se incluye la violencia que ejercen hombres en el seno de la pareja, deje de ser una realidad.

Por esa misma razón consideramos que las estructuras sociales de aprendizaje de valores están en la base del cambio y que debemos exigir a las instituciones que trabajen por la erradicación de esta lacra social con coordinación y recursos, en orden de prioridad. Por tanto, el cuerpo legislativo tendrá que desarrollarse y dotarse suficientemente si queremos que la respuesta desde las instituciones sea efectiva. Nuestro deber ciudadano es también el de exigir irrevocablemente el consenso y la responsabilidad política a quienes nos representan en las instituciones de gobierno, legislación y orden judicial.

Desde el protagonismo de las mujeres, en la complicidad solidaria, con la revisión de actitudes personales, la exigencia a las instituciones, y el compromiso educativo con las nuevas generaciones, VAMOS A ACABAR CON LA VIOLENCIA CONTA LAS MUJERES TODAS Y TODOS.

Comentarios