El juzgado todavía no ha resuelto sobre la petición de Magdalenas Heras en Monzón

Este viernes se esperaba que la Sala de lo Contencioso Administrativo se pronunciara sobre la solicitud de ?El Quiteriano? (Magdalenas Heras) de dejar en suspenso el decreto de cese de la actividad en las fábricas de la firma repostera, mientras la Sala de lo Contencioso Administrativo, resolvía el recurso presentado por la empresa sobre su cierre. Al final, su titular no ha emitido ninguna resolución en ninguno de los sentidos que podría haberlo hecho: dejar en suspenso el decreto hasta la resolución o dejar que siga el mismo, es decir, con el precintado de la actividad hasta que legalice la situación.

Según ha podido saber esta redacción, en esta semana tanto los representantes legales del Ayuntamiento de Monzón como de la empresa han presentado nueva documentación en la Sala de lo Contencioso, que podría demorar en una semana la resolución. El quid de la cuestión estaría en el hecho de la tramitación por parte de esta misma Sala de la demanda interpuesta por algunos vecinos de la Carrasca en la que piden una indemnización al Ayuntamiento de 120.000 euros por los ruidos y molestias que esta fábrica les ha ocasionado en los últimos años, sin que la Corporación atendiera esta situación. El vincular o no ambas demandas podría marcar el camino de la sentencia definitiva. Por otra parte, al margen de la actividad en los juzgados, también la ha habido en el Ayuntamiento, dónde se está presentando documentación para intentar legalizar la actividad de la nueva fábrica. Además, continúan los trabajos en la zona verde, objeto de conflicto entre ambas partes, ya que la licencia se vinculó en su día a la ejecución de la misma.

Cabe recordar que una resolución favorable a la empresa, en el sentido de dejar en suspenso el decreto de cese de la actividad hasta la resolución judicial del conflicto, le daría un margen de maniobra de varios meses para buscar la solución definitiva de su expediente de legalización.

Los antecedentes hay que buscarlos en junio, cuando el Ayuntamiento de Monzón incoa un expediente de cierre de actividad sobre las dos fábricas de Magdalenas Heras, la empresa amenaza entonces con un expediente de regulación para la plantilla (70 trabajadores), interviene el consejero de Industria con el que se pacta un plazo de cuatro meses para ejecutar la zona verde y cederla al ayuntamiento y legalizar la actividad. Transcurre el plazo y no se hace nada ni se tramita. El Ayuntamiento pasa la comprobación de la nueva fábrica y descubre una tercera línea de producción sin declarar. Ello tras un nuevo informe jurídico hace que el Ayuntamiento de Monzón continúe con el expediente paralizado y decida el cese cautelar de la actividad en el plazo de diez días. Dada la petición que realiza la empresa sobre la suspensión cautelar del decreto, el Ayuntamiento decide esperar a que la Sala de lo Contencioso dictamine en uno u otro sentido para finalizar el expediente o dejarlo en suspenso hasta el final del contencioso administrativo.

Comentarios