La utilización de sal en las carreteras pirenaicas puede afectar a los ríos

2004112929 rio.JPG

El Delegado en Huesca de la Federación Aragonesa de Pesca, José Pablo Manau, ha solicitado al Consejero de Medio Ambiente de la DGA, Alfredo Boné, realizar un estudio de la repercusión de las sustancias que se depositan en las carreteras durante la época invernal para posibilitar la circulación y que afecciones causan en los ríos.

Principalmente estas sustancias se utilizan en la mayoría de las vías de montaña que discurren paralelas a los cauces. Según los expertos, las sales podrían afectar sobre todo en la microfauna y el objetivo del estudio sería saber si ello trae como consecuencia una disminución de truchas o afecta al alevinaje. No se conoce nada de esto por no haberse realizado trabajos.

En el Consejo Fluvial de Aragón se destacó también la necesidad de realizar varios estudios y es que una vez concluidas las depuradoras de cabecera en las localidades del Pirineo, que parece ser pronto van a ser una realidad, habrá que ver que repercusión de mejora acusa la trucha, en su reproducción natural, alevines, etc., en los dos años siguientes.

Alfredo Boné ha manifestado el deseo de que se trabaje con un horizonte claro el de avanzar en las medidas de protección de las especies piscícolas, futuro y patrimonio de la riqueza faunística y futuro de la actividad de la pesca.

Igualmente adelantó la presentación del Reglamento de Pesca, desarrollo de la Ley, que tiene que ser el referente de la pesca en Aragón y que es deseo de la Consejería que vea la luz lo mas rápidamente posible. La pesca es además de un deporte un importante cauce de desarrollo en el territorio por lo que se debe potenciar y no se puede despreciar las especies autóctonas en donde ya están y que son riqueza para determinadas zonas.

Comentarios