2 de diciembre de 2004: Día y año contra la Esclavitud

En el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, que se celebra el 2 de diciembre, se recuerda la fecha en que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena, suscrita en 1949. Posteriormente, en 1996, la Asamblea General decidió que este día se designara como el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud. Pero lo cierto es que todavía existe en muchas formas.

Además, este año 2004 se celebra el bicentenario de la proclamación del primer Estado negro, Haití, símbolo del combate y la resistencia de los esclavos, el triunfo de los principios de libertad, igualdad, dignidad, de los derechos de la persona y la ocasión de un reencuentro fraternal entre África, Europa, el Caribe y las Américas. Por lo que desde la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia Y la Cultura, se ha nombrado a este año ?Año Internacional de la Lucha contra la Esclavitud y su Abolición?.

En la actualidad la esclavitud o servidumbre continúa existiendo: mano de obra garantizada, trabajo forzoso, o en sus prácticas más extremas: trabajo infantil y el tráfico de personas, donde las principales víctimas son los niños y las mujeres que sirven para abastecer las redes de prostitución y el trabajo en el servicio doméstico.

Cada año millones de personas, la mayoría mujeres y niños, son engañadas, vendidas, y sometidas a situaciones de explotación de las cuales no pueden escapar. Son la mercancía de una industria mundial que mueve miles de millones.

Según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), millones de jóvenes se encuentran en condiciones cercanas a la esclavitud como víctimas de trabajo forzado o en régimen de servidumbre, un 73% de estos jóvenes ?alrededor de 180 millones- desempeñan las peores formas de trabajo infantil, entre ellas la prostitución, el trabajo esclavizado y el trabajo peligroso. Además, las cifras indican también que la esclavitud no ha desaparecido, ya que alrededor de 5.7 millones de jóvenes se encuentran en una situación de servidumbre o se ven obligados a trabajar.

Uno de los países que más padecen estas prácticas es África, donde se venden menores por 14 euros. Además, 80 millones de niños entre 5 y 14 años son obligados a trabajar en la prostitución y actividades como la minería. UNICEF calcula que 200 mil niños africanos son vendidos como esclavos cada año; solo hacia Estados Unidos son trasladados entre 45.000 y 50.000 mujeres y niños. El aumento del número de casos de trata de personas, se da especialmente en los países en desarrollo y en los países con economías en transición.

Los emigrantes constituyen un grupo vulnerable, a menudo son violados sus derechos como trabajadores y como seres humanos. A menudo son mercancía de redes de tráfico de personas.

La trata de personas está directamente relacionada con la discriminación tanto racial como étnica, sexual y de género. Estas personas, víctimas de discriminación, suelen pertenecer a los segmentos más pobres de la sociedad. En el marco de la ONU se han hecho diferentes esfuerzos. Una importante disposición la encontramos en el artículo 4º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que afirma: ?nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas?.

En 1926, se suscribe la Convención sobre la Esclavitud; la Convención Suplementaria sobre la Abolición de la Esclavitud, la Trata de Esclavos y las Instituciones y Prácticas Análogas a la Esclavitud de 1956; las Convenciones de las Naciones Unidas sobre la trata de personas; el Convenio sobre la abolición de trabajo forzoso de 1957; La Convención sobre los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares de 1990; el Protocolo para la Prevención, Supresión y Castigo del Tráfico de Personas, Mujeres y Niños especialmente que complementa la Convención de las Naciones Unidas sobre la Delincuencia Transnacional Organizada, aprobados ambos en 2000 y más recientemente la Declaración aprobada en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y formas Conexas de Intolerancia celebrada en Durban, Sudáfrica en 2001.

Para luchar eficazmente contra este fenómeno es necesaria la vigilancia multilateral del cumplimiento de los compromisos internacionales, así como un esfuerzo en la educación de los derechos humanos.

Comentarios