Nuevo destino para los terrenos del cuartel General Ricardos

Tras la adquisición de los terrenos del acuartelamiento General Ricardos de Barbastro por parte del Gobierno de Aragón, se abre una nueva etapa en la que el Ayuntamiento y la DGA van a trabajar de forma conjunta a través de un convenio que este martes ha dado a conocer el consejero de Obras Públicas, Javier Velasco. Convenio que todavía está pendiente de ser ratificado por la corporación municipal y por el que se establece la construcción de viviendas de protección oficial y la creación de un polígono limpio.

El consejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón, Javier Velasco, ha explicado que a partir de ahora se abre una nueva etapa para estos terrenos, que la DGA compraba por un importe de 3,6 millones de euros al Ministerio de Defensa a principios del mes de noviembre. Terrenos que irán destinados a la construcción de viviendas de protección oficial, gestionadas por la empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón (SVA), la creación de un polígono limpio, y el resto se dedicará a equipamiento y servicios.

La formalización de las escrituras está previsto que se lleve a cabo en los próximos meses. Al margen de ello, ha anunciado Velasco, a principios de 2005 se llevará a cabo la licitación del planeamiento urbanístico con la redacción de un proyecto y la posterior recalificación del suelo. Una vez realizadas estas gestiones, la idea es iniciar las obras de urbanización a principios de 2006, a la vez que se lleva a cabo la construcción de las viviendas, cuyo número y superficie todavía debe ser estudiado por Suelo y Vivienda de Aragón.

Después de varios años de negociaciones y de contenciosos termina el capítulo del cuartel de Barbastro que fue cerrado definitivamente en el año 1.996. El ayuntamiento de Barbastro desde el año 2000 ha intentado conseguir la reversión de los terrenos a través de diversas negociaciones con el Ministerio de Defensa que no fructificaron. La vía judicial tampoco fue favorable al ayuntamiento, ya que tanto el Tribunal Superior de Justicia de Aragón como el Tribunal Supremo dieron la razón a Defensa. La corporación barbastrense siempre alegaba que los terrenos fueron donados en su momento para uso militar y cuando dejaran de cumplir esta función tenían que ser devueltos.

La adquisición de los terrenos por parte de la DGA y la suscripción de este convenio supone para el alcalde de la ciudad, Antonio Cosculluela, un paso adelante, no sólo por las actuaciones que se van a llevar a cabo, sino también porque implica poner a disposición de los ciudadanos algo que desde un principio ya les pertenecía.

Sin embargo, todavía queda la duda sobre el destino final que se va a dar al edificio central del cuartel, fundado en 1.923. Sobre este asunto Cosculluela ha manifestado la intención de elaborar, en primer lugar, un informe técnico sobre las condiciones en las que se encuentra, el coste de su rehabilitación y el uso que se le quiere dar, antes de tomar una decisión.

Éste no es el único proyecto en el que está inmerso la DGA a través de la empresa pública de Suelo y Vivienda de Aragón, ya que también se está trabajando en Zaragoza y en Huesca, donde recientemente adquiría los terrenos del cuartel de la Artillería y, en estos momentos, se encuentra ya negociando los terrenos del cuartel de la Merced.

Comentarios