Ibercaja acerca a Sabiñánigo los colores de la noche en las fotografías de Alfonso Marín

La Sala Municipal de Arte de Sabiñánigo acoge del 2 al 12 de diciembre, una muestra de fotografías de Alfonso Marín, en la que con el patrocinio de Ibercaja, se podrá ver un mundo surrealista, de contrastes y contradicciones.

La noche en rojo fuego, en amarillo sol, la noche atravesada por un rayo de luz, por una presencia incorpórea que rompe la quietud de la oscuridad, una noche onírica e irreal es la que ofrece Alfonso Marín en sus fotografías.

En la realización de estas fotografías, Alfons Marín, investigador incansable en el ámbito artístico, utiliza una innovadora técnica de iluminación nocturna y de efectos especiales para la creación de imágenes surrealistas.

A la serenidad de un paisaje nocturno, Marín incorpora un estallido de luz, con el que quiere expresar, según el experto en arte, Andreu Morató i Ferrer, ?la soledad, el miedo, la pasión, la melancolía y la serenidad? .

?Su vivacidad cromática ? afirma Morató- el aparente relieve de sus texturas, su interpretación del paisaje y de la figura, sus insólitas arquitecturas, no dejarán, sin duda indiferente a quien contemple las fotografías de esta exposición?.

Alfons Marín Lacueva nació en L´Hospitalet de Llobregat (Barcelona) en 1944. Ha desarrollado su actividad en diversos campos y en todos ellos desde una vertiente de investigación e innovación.

Hacia el año 1960 se inicia en la práctica de la fotografía. Unos años más tarde, cuando dispone de un equipo adecuado, descubre las posibilidades artísticas de este medio de expresión. Coincidiendo con su actividad en el ámbito de la construcción y el diseño arquitectónico utiliza la fotografía en blanco y negro para registrar sus vivencias en Marruecos, Yugoslavia y Turquía y para documentar sus realizaciones arquitectónicas.

Después de trabajar durante años en el diseño de lámparas y muebles, en 1985 su inquietud investigadora le lleva a emprender distintos proyectos de rehabilitación de edificios históricos y asociada a éstos, la ocasión de investigación arqueológica, cuyos resultados son minuciosamente registrados en sus fotografías.

Al inicio de la década de los noventa, Alfons Marín centra su actividad fotográfica en interiores de edificios y en la catalogación de su colección de alfarería popular ?El curso del Ebro?, fotografías que posteriormente utiliza para ilustrar el libro ?Barro?. En esta serie de fotografías ya destaca la utilización de un innovador sistema de iluminación.

En 1995 Marín inicia una etapa especialmente creativa que le lleva a la realización de numerosas esculturas que se convierten en las protagonistas de su creación fotográfica que se puede calificar de plenamente artística, tanto por los modelos como por la realización.

Durante estos años, empieza a interesarse por el paisaje, primero de día y más tarde de noche, lo que le lleva al descubrimiento de la técnica que utiliza a partir de la publicación en el año 2000 de los libros ?El antes y el después de los Iberos?, ?La cerámica de Estella y Arnedo? y sobre todo ?Una luna en el Algars?, ?La luz y la sombra? y en 2003, ?Contrastes Mazaleón?.

Comentarios