Largo camino hasta llegar a la actual Constitución

Este lunes se cumple el XXVI aniversario de la Carta Magna, pero, hasta llegar a este texto, España ha pasado por distintas etapas históricas en las que las libertades eran también diferentes.

El primer paso se dio en las Cortes de Cádiz, reunidas cuando la mayor parte de España estaba bajo la ocupación francesa, promulgaron la primera Constitución española propiamente dicha el 19 de marzo de 1812, festividad de San José de ahí que también sea conocida como ?La Pepa?.

El texto enlazaba con las Leyes Tradicionales de la Monarquía española pero, incorporaba principios del liberalismo democrático como la soberanía nacional y la separación de poderes, y marcó el fin de la sociedad estamental. Su ?vida? fue muy efímera.

Los enfrentamientos entre moderados y progresistas provocaron la crisis del Estatuto Real, lo que forzó a la Reina Regente María Cristina a restaurar la Constitución de 1812, Una medida que dio paso a un Gobierno de corte progresista y a la elección de unas Cortes Constituyentes encargadas de la reforma constitucional.

La Constitución de 1837 fue obra de los progresistas y de carácter conciliador, estaba inspirada en la de 1812. Introdujo en España la monarquía constitucional, establecía unas Cortes con dos cámaras, y por primera vez en nuestro país una declaración sistemática y homogénea de derechos.

En octubre de 1844, con la victoria de los moderados en las urnas, comienza la ?Década Moderada?, que finalizaría con la sublevación de julio de 1854. Una de las tareas del nuevo Parlamento era la reforma de la Constitución de 1837.

Aunque, el texto promulgado por Isabel II en 1845 resultaba ser una Constitución radicalmente nueva, dirigida a realzar la posición de la Corona y a consolidar una burguesía moderada. La Constitución estuvo vigente hasta el pronunciamiento de septiembre de 1868, que supuso, además, el destronamiento de Isabel II.

La Revolución de 1868, ?La Gloriosa?, supuso el fin de su reinado, las nuevas Cortes Generales sancionaron, en junio de 1869, la primera de nuestras constituciones democráticas, sus puntos básicos: soberanía nacional, sufragio universal, división de poderes, concepción de la monarquía como poder constituido y declaración de derechos. Estuvo vigente hasta 1873, año en que se proclama la Primera República.

En diciembre de 1876, Alfonso de Borbón, es proclamado Rey de España. Se abría así la etapa de la Restauración, un periodo de estabilidad basada en la alternancia bipartidista de liberales y conservadores.

La nueva Constitución ligada a este régimen devuelve la soberanía nacional al Rey y a las Cortes, reconoce implícitamente la división de poderes y opta por la tolerancia religiosa, aunque deja un amplio margen a su desarrollo a través de leyes posteriores. Es el texto constitucional de más larga vida en la historia de España, ya que estuvo vigente hasta 1923.

Con el cambio de régimen, y la llegada de la República, llegó una nueva constitución, promulgada en diciembre de 1931. El nuevo texto se halla en la línea del constitucionalismo democrático, resalta la soberanía nacional, la proclamación de los derechos y libertades, y la división de poderes. Su periodo de vigencia se extendería hasta el final de la Guerra Civil.

La Constitución Española actual, fue aprobada por las Cortes en Sesiones Plenarias del Congreso de los Diputados y del Senado celebradas el 31 de Octubre de 1978. Ratificada por el Pueblo Español en Referéndum de 6 de diciembre de 1978. Sancionada por S.M. el Rey ante las Cortes el 27 de diciembre de 1978. Publicada en el B.O.E: del 29 de diciembre de 1978. El próximo día 6 cumple 26 años.

Comentarios