Polémica en Servicios Sociales por la adopción de Berta

2004120329 adopcion.jpg

La diputada del PP Rosa Plantagenet-Whyte ha acusado que las protestas que ha suscitado el caso de Berta muestran la ?quiebra? en la regulación de las adopciones; la consejera de Servicios Sociales, Ana de Salas, ha negado las críticas, aunque ha señalado que se está elaborando un decreto adaptado a la situación actual.

El caso de la pequeña Berta, la niña china a la que el departamento negó en principio la llegada en adopción por la edad de sus padres, ha motivado una interpelación en las Cortes a la consejera de servicios sociales por parte del PP, que ha criticado la política en materia de adopciones.

La portavoz del PP en Servicios Sociales, Rosa Plantagenet-Whyte, ha considerado que el caso de Berta obligó a una ?actuación in extremis y arbitraria? y ha motivado ?una rebelión en el departamento?, por lo que ha concluido que la consejera padece ?una quiebra en los cuatro aspectos de las adopciones: el bien del menor, las demandas sociedad, las de las asociaciones adoptantes, y la normativa vigente?.

La diputada popular ha destacado que la legislación estatal sobre adopciones no fija ningún tope de edad y que también en la sociedad actual se ha producido un ?alargamiento de la edad para ser padres, tanto biológicamente como por adopción, mientras que la ley aragonesa está pendiente de un desarrollo normativo y aplica para fijar la idoneidad un decreto que desarrolla una ley ya derogada, y que no recoge nuevas situaciones como las adopciones internacionales.

Plantagenet-Whyte ha subrayado que no existe ninguna normativa que diga que la edad de los padres puede ser condicionante, por lo que ha planteado una ?situación arbitraria?, por lo que ha pedido a la consejera que pida disculpas a la familia de Berta ?que ha visto vulnerados sus derechos? y no ha tenido más solución que recurrir a la opinión pública.

La diputada ha acusado además al Gobierno de Aragón de ejercer poderes que no tiene al impedir con sus actuaciones el desarrollo de un procedimiento fuera de la Comunidad.

La consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana de Salas, ha reconocido que el decreto es una norma ?claramente desfasada?, pero ha señalado que su departamento ya inició en 2001 el proceso para aprobar uno nuevo, y que en estos momentos el segundo borrador preparado está a la espera del informe de los servicios jurídicos del Gobierno de Aragón.

En este decreto, la consejera ha señalado que se mantendrá la edad como elemento de valoración negativo de los adoptantes, como ha explicado que hacen ?todas las comunidades autónomas menos tres?; y ha señalado además que el porcentaje de no idoneidad en Aragón ?es bajísimo?.

Ana de Salas ha negado también los incumplimientos legales que ha denunciado la diputada popular, y ha destacado que la norma básica exige para inscribir a un niño adoptado en el registro civil, que el proceso haya cumplido con la normativa del lugar de inscripción.

Comentarios