La ejecución de la variante ferroviaria de Huesca, primer paso para llevar la alta velocidad al Pirineo

2004120606 Marcelino.jpg

El Presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, se plantea como objetivo primero el que la alta velocidad ferroviaria llegue al Pirineo lo antes posible, independientemente de los plazos que se fijen en la reapertura del Canfranc o la construcción de la travesía central por los Pirineos. Quiere el Presidente del ejecutivo autónomo que desde Madrid o Barcelona un turista pueda llegar al Pirineo en dos horas.

Dice Iglesias que la inminente ejecución de la variante ferroviaria de Huesca, es ya un primer paso para lograr ese objetivo. En la actualidad la alta velocidad llega a Huesca, pero a medio plazo debe llegar, por lo menos, hasta Sabiñánigo.

Por tanto, para Iglesias habría tres plazos distintos en lo ferroviario en Aragón: El primero significaría llevar la alta velocidad hasta el Pirineo, el segundo reabrir el Canfranc y el tercero construir un paso de alta capacidad por el Pirineo Central.

La Variante

En cuanto a la tramitación de la variante ferroviaria, hay que recordar que el Consejo de Ministros del pasado viernes autorizaba la contratación de las obras de dicha variante, dentro de la línea Huesca-Canfranc. El presupuesto estimado para este proyecto (de 11,9 kilómetros de longitud) asciende a 28,7 millones de euros. El plazo previsto para la ejecución, en lo que se refiere a plataforma y vía, cuya licitación se publicará próximamente en el Boletín Oficial del Estado, es de 24 meses.

Con estas obras se suprimirán seis pasos a nivel, de los cuales cuatro se encuentran en el municipio de Huesca (dos de ellos en el casco urbano). Los otros dos pasos se sitúan en el municipio de Alerre.

Sólo se mantendrá un paso a nivel, el existente en la Ronda de la Estación. El tránsito de trenes será muy limitado en ese punto, porque sólo dará acceso a las harineras.

La variante mejorará la funcionalidad ferroviaria del acceso a Huesca al evitarse las actuales inversiones de marcha que realizan los convoyes cuando, partiendo de Huesca, se dirigen a Canfranc y viceversa.

La línea Zaragoza-Huesca se unirá con la Huesca-Canfranc por medio de esta variante, de 10,2 kilómetros de longitud. Habrá un tramo de 1,7 kilómetros para evitar las citadas inversiones de marcha.

Comentarios