Cartas al director: La Inmaculada Concepción y Huesca

Damián Peñart y Peñart, sacerdote e historiador

La celebración de la Inmaculada Concepción tiene este año una motivación especial: se conmemora el 150 aniversario de la proclamación del dogma por el papa Pío IX el 8 de diciembre de 1853. Huesca debe brillar nuevamente por su amor y devoción a la Virgen Inmaculada. Lo reclama nuestra historia, además de la fe cristiana.

Huesca ha sido una de las ciudades que más se han distinguido en la proclamación, defensa y celebración del privilegio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. He aquí algunos datos que nos ofrece la historia:

-En 1302, año en que Roma zanjó definitivamente la secularización de la Catedral, ya el obispo Martín de Azlor ordenó en los Estatutos de la Catedral que todos los sábados se celebrase en ella la misa en honor de la Virgen María.

-La fiesta de la Inmaculada empezó a celebrarse en la capilla del rey Juan I de Aragón en el año 1391. Tres años después este monarca dio una constitución en la que se prohibía, bajo pena de destierro, enseñar en el reino doctrinas contrarias al misterio de la Inmaculada Concepción. En 1469 Juan II reiteró las mismas disposiciones.

-En el libro Consueta Sedis Oscensis, de la primera mitrad del siglo XV, se recoge ya la celebración de la procesión al convento franciscano en la fiesta de la Inmaculada.

-En 1450 el Ayuntamiento y el Cabildo Catedral, ante un azote de peste, acordaron prepararse a la fiesta de la Inmaculada con abstinencia de carne en la vigilia del día 7 de diciembre.

-En el Misal y en el Breviario del obispo de Huesca D. Juan de Aragón y Navarra, años 1488 y 1505, respectivamente, se encuentra el rezo de la Inmaculada Concepción, que más tarde pasó a todas las iglesias de España por Breve del papa Clemente XIV.

-En el concilio de Trento (1545-1563) los obispos de España, entre ellos el obispo de Huesca, Pedro Agustín, pidieron a la magna asamblea la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción.

-En 1564, en un rebrote de la peste, el Ayuntamiento y Cabildo Catedral hicieron voto de defender el privilegio mariano, uniéndose a ellos la Universidad.

-El 14 de abril de 1619, veinticinco años antes de que la Inmaculada fuera declarada fiesta de precepto en España, el Cabildo Catedral tomó el acuerdo de celebrarla con toda solemnidad, como la fiesta del Corpus. Y en ese mismo año la Universidad y los Cabildos Catedral y Municipal juraron oficialmente la proclamación y defensa de la Inmaculada Concepción.

-El 4 de diciembre de 1651 la peste asoló nuevamente la ciudad y las tres instituciones, Ayuntamiento, Cabildo Catedral y Universidad, hicieron voto de ir en procesión a la iglesia de San Francisco el domingo infraoctava de la Inmaculada. A ella se unieron todos los gremios con sus pendones y el clero parroquial con las cruces.

-En la Desamortización, al cierre del convento de San Francisco, el Ayuntamiento pidió al Cabildo Catedral que la imagen de Nuestra Señora del Voto y la fiesta de la Inmaculada pasasen a la Catedral, donde continúa la celebración y la imagen del Voto recoge el fervor de los oscenses. Desde 1991 la fiesta de la Inmaculada y del Voto están unificadas en el Pontifical del día 8 de diciembre.

-En 1954, centenario de la definición del dogma mariano, Huesca erigió el monumento la Inmaculada y le dedicó la plaza en que está erigido, con consagración especial de la ciudad.

La respuesta de 2004 nos corresponde a los oscenses de hoy.

Comentarios