Esquiar

José Luis Rodrigo

7-12-2004

La temporada de esquí ha comenzado a medio gas. Parcialmente han abierto Astún, Candanchú y Cerler. Panticosa y Formigal están cerradas. Con este panorama, los aficionados se han concentrado en el Valle del Aragón, donde también está abierta la estación de esquí de fondo de Somport mientras se celebra la Feria de Antigüedades de Canfranc. Con esta fotografía es lógico que la N-330 esté colapsada estos días por miles de vehículos que buscan la nieve como agua de mayo.

Los parking de las estaciones son limitados, las travesías de Castiello, Villanúa y Canfranc son un cuello de botella, cada vez hay más apartamentos y, por tanto, más coches , más público y más gente que esquía. Hay que ser prudentes y no matar la gallina de los huevos de oro. Hay que respetar el medio ambiente.

Le ocurre lo mismo a los andorranos que tienen un cuello de botella para entrar y salir a sus pistas, le ocurre lo mismo a Baqueira y a la mayor partes del Pirineo Catalán y le ocurre los mismo a Sierra Nevada o Alto Campoo. Las estaciones de esquí están en el fondo de los valles y con la misma entrada y salida; es un problema. Los titulares han sido los mismos en toda España: colas kilométricas en los accesos a las pistas de esquí.

Los 30 Km que separan Jaca de Astún tienen una capacidad y por más paneles informativos que se coloquen, por más información en radio que se dé, por más consejos y medidas preventivas que instauren, las retenciones estarán a la orden del día, ya que, es poco menos que imposible evitar los atascos con la estructura actual.Una estructura que se colapsa puntualmente como puede ocurrir en las ciudad tras la salida de un partido de fútbol

El Pirineo necesita un plan estratégico que analice como ampliar los remontes, las pistas ,donde ubicar nuevos aparcamientos, los accesos, las nuevas urbanizaciones, la forma de subir a pistas a los esquiadores, y los detalles que mejoren la calidad y respeten el medio ambiente.

Comentarios